Sayra Cruz

OAXACA, Oax. En el marco de la temporada de lluvias y huracanes, la bióloga Edna Carolina González del Castillo, directora del parque nacional Lagunas de Chacahua, señaló que la destrucción de la duna costera, matorrales espinosos poco valorados por la gente, puede provocar inundaciones y afectaciones al ecosistema.

Los matorrales sirven como barrera de protección ante huracanes y tsunamis. En Oaxaca, algunas zonas costeras están invadidas porque la gente busca acondicionar para el turismo, aunque eso signifique una afectación.

Explicó que un porcentaje importante del Parque Nacional tiene una costera. “La duna se va moviendo, establecer viviendas en la zona y dunas costeras es altamente peligroso”.

Para González del Castillo se malentiende este aspecto y lejos de cobijar esta zona se está buscando turismo, sin priorizar una actividad responsable, alternativa o ecológica que resalte el orgullo de la zona natural protegida.

Lo que acaba con las dunas costeras son los hoteles, ramadas y cabañas que se van instalando en estos espacios con descargas de aguas negras, de basura o estacionamiento y se termina con el ecosistema.

No obstante, en esta temporada de lluvias y huracanes, señaló que la presencia de la duna costera puede prevenir inundaciones y afectaciones a la población cercana a estos lugares, porque en su raíz sostienen tierra y no permiten que pase el agua.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.