Patricia Briseño

OAXACA. Oax., Al menos una centena de pacientes recuperados por COVID-19 se pusieron a las órdenes de la  Secretaría de Salud de Oaxaca (SSO), dispuestos a donar el plasma contenido en la sangre, efectivo en el  tratamiento clínico y evitar que un enfermo engrose las abultadas cifras de muertos a causa del virus.

Los posibles donadores consiguieron salir adelante tras ser confirmados como positivos por el contagio de la enfermedad, y se recuperaron satisfactoriamente; en forma voluntaria y sin ningún tipo de recompensa a cambio, se presentan como potenciales donadores, explicó  Yuri Alfonso Roldán Aragón, infectólogo del Hospital General Aurelio Valdivieso, ubicado en la ciudad de Oaxaca.

Sin embargo, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha retrasado la autorización, darle “luz verde” a los servicios de salud pública de Oaxaca, como también a  otros estados,  a esta terapia de recuperación.  

“En Oaxaca, estamos listos, nada más dependemos de los tiempos de Cofepris. Estoy seguro de que cumplimos adecuadamente con el protocolo nacional sanitario para el uso de plasma en pacientes contagiados por la COVID-19”, sostuvo el especialista.

«Es urgente que se autorice este tratamiento en Oaxaca, es una necesidad imperiosa, de vida o muerte (literal) «, subrayó.

Informó que  al no existir una terapia que haya mostrado una efectividad para contrarrestar el nuevo virus, un equipo multidisciplinario de médicos oaxaqueños  comenzó desde el pasado mes de abril los ensayos clínicos para probar las posibilidades de cura con plasma sanguíneo de pacientes recuperados.

“El plasma de personas que consiguieron superar la infección o de asintomáticas, contiene una especie de anticuerpos, que puede ayudar a pacientes, sobre todo aquellos sin afectaciones severas por enfermedades crónicas degenerativas”.

Sostuvo que el uso de plasma no es una terapia nueva, se utiliza desde hace cien años, pero “se abandonó cuando aparecieron antibióticos y otros tratamientos”.

Para Oaxaca, mencionó,  el proceso de extracción de plasma –denominado “plasmaferesis” — sería relativamente económico, porque se cuenta con la infraestructura y el personal profesional del  Centro Estatal de Transfusión Sanguínea de Oaxaca, ubicado en las instalaciones  del Hospital General “Aurelio Valdivieso”, en la zona norte de la capital.

El especialista e integrante de la comunidad médica de Oaxaca lamentó que la prolongada  revisión administrativa por parte del órgano federal (Cofepris) le impida al servicio público de salud estatal recurrir a la técnica de plasma «para intentar salvar vidas cuando está probado, y representa una alternativa ante la inexistencia de una vacuna”.


DATO: De acuerdo con el reporte epidemiológico de enfermedad respiratoria, COVID-19 en el estado de Oaxaca,  al corte del día deL 27  de mayo se han registrado 39 casos positivos a COVID-19, que suman mil 109 en todo el estado y ocho decesos más, que suman 115 defunciones; se han recuperado 642  pacientes, entre ambulatorios y hospitalizados. 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.