Patricia Briseño

OAXACA, Oax. María Elena Ríos Ortiz, saxofonista víctima de un ataque en el rostro y el cuerpo, expuso el viernes pasado su trabajo como profesional y ejecutante de este instrumento. Ella fue una de las ganadoras del certamen CurArte, una iniciativa de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta), que surgió con el objetivo de brindar incentivos económicos a artistas de distintas disciplinas durante la contingencia por el Covid-19.

A través de las plataformas digitales de la Seculta, la saxofonista se dirigió a los internautas en confinamiento de manera sencilla y didáctica en un primer acercamiento a la historia del saxofón, y ejecutó en solitario algunas piezas clásicas y populares.

“La otra cara del saxofón” se presentó como parte de la serie de obras ganadoras del  certamen CurArte que reúne artes audiovisuales y cinematográficas, música, teatro, danza, literatura, artes plásticas y lenguas indígenas. Pero, en el caso de María Elena permitió apreciar el reencuentro de la ejecutante con su instrumento.  

Durante 20 minutos, la artista alterno su exposición hablada con la interpretación de piezas exquisitas. Puso énfasis en el origen de las arias y las suites.

En la última parte, resaltó la evolución del tango con Café 1930, del argentino, Astor Piazzolla. Un pieza melancólica que al observar  las manos y dedos de María Elena, y saber su historia de lucha y demanda de justicia,  tomó sentido.

El consejo evaluador de CurArte estuvo integrado por expertos de las artes,  revisó 532 propuestas que atendieron la convocatoria de la Seculta, de las cuales únicamente 80 trabajos obtuvieron un estímulo de 10 mil pesos y los trabajos son exhibidos desde la segunda quincena de junio, a través de la plataforma y redes sociales de esta dependencia.

En su tesis, la intérprete de saxofón clásico expuso, “actualmente vivimos tiempos de confinamiento, un virus que golpea fuertemente a la sociedad civil, por ello la estructura de las bellas artes es importante para la educación integral de la sociedad oaxaqueña”.

Sin embargo, subrayó, el coronavirus “no es el único virus mortal para las personas; es necesario generar cultura para erradicar la violencia”. 

A manera de reflexión, la joven artista seleccionada en CurArte mencionó: “Hace ocho meses sufrí un ataque, el cual expuso considerablemente mi vida, sin embargo y a pesar de mi recuperación este pensamiento y proyecto (la música) sigue en pie”.

Ataque a María Elena

El 9 de Septiembre de 2019: Un hombre se presenta en la agencia de viajes de María Elena, ubicada en el municipio de Huajuapan de León, con el argumento de tramitar una visa para un familiar; el sujeto aprovecha un momento de distracción de ella para rociarle en el rostro el ácido que llevaba en un cubeta de dos litros. 

La joven saxofonista señala a su expareja, el exdiputado priista, Juan Antonio Vera Carrizal, como el autor material del ataque en su contra.

Por presión mediática, el 23 y 25 de diciembre, son detenidos los albañiles Ponciano H., (padre) y Rubicel H., (hijo), respectivamente, por el delito de feminicidio en grado de tentativa en contra de la joven ejecutante. El juez de Control los vinculó a proceso por su participación en la autoría material del ataque.

El uno de abril, elementos de Policía Estatal detienen a Rubén L., Charrez, tercer implicado en el ataque con ácido sulfúrico a la saxofonista. El imputado es presunto copartícipe del delito de intento de feminicidio. 

El seis de abril, Juan Antonio V.C, presunto autor intelectual del intento de feminicidio por rociar ácido a María Elena R.O se entregó por su propia voluntad ante la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, aún está prófugo el hijo de este, coparticipe de la autoría intelectual del intento de feminicidio.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.