Los científicos lo tienen claro: los perros pueden entender indicaciones de las personas de forma espontánea.

MVS

LONDRES. Un estudio en perros callejeros no adiestrados ha demostrado que estos animales son capaces de entender gestos humanos complejos de forma espontánea, sin necesidad de un entrenamiento previo.

La investigación, publicada en Frontiers in Psychology, reveló que aproximadamente el 80% de los perros participantes siguieron con éxito los gestos de apuntar a una ubicación específica a pesar de no haber recibido nunca entrenamiento previo. Los resultados sugieren que los perros pueden entender los gestos complejos simplemente observando a los humanos y esto podría tener implicaciones para reducir el conflicto entre los perros callejeros y los humanos.

Los perros fueron domesticados hace 10.000-15.000 años, lo que probablemente los convirtió en los animales domesticados más antiguos del planeta. Los humanos luego criaron perros con los rasgos más deseables y útiles para que pudieran funcionar como compañeros y trabajadores, lo que lleva a perros domesticados que son muy receptivos a las órdenes y gestos humanos.

Sin embargo, no estaba claro si los perros nos entienden a través del entrenamiento solo, o si esto era innato. ¿Pueden los perros interpretar una señal, como un gesto, sin entrenamiento específico, o incluso sin haber conocido previamente a la persona que hace la señal? Una forma de averiguarlo es ver si los perros callejeros no entrenados pueden interpretar y reaccionar a los gestos humanos.

Los perros callejeros, conductualmente ‘salvajes’

Los perros callejeros son una característica común en ciudades de todo el mundo y particularmente en muchos países en desarrollo. Si bien pueden observar y ocasionalmente interactuar con las personas, tales perros nunca han sido entrenados y son conductualmente ‘salvajes’.

Los conflictos entre perros callejeros y humanos son un problema y comprender cómo los humanos dan forma al comportamiento de los perros callejeros puede ayudar a aliviar esto. Para investigar, la doctora Anindita Bhadra, del Instituto Indio de Educación e Investigación Científica de Kolkata, y sus colegas estudiaron perros callejeros en varias ciudades indias. Los investigadores se acercaron a perros callejeros solitarios y colocaron dos cuencos cubiertos en el suelo cerca de ellos.

Luego, un investigador señaló uno de los dos tazones, ya sea momentáneamente o repetidamente, y registró si el perro se acercó al tazón indicado. También registraron el estado emocional percibido de los perros durante el experimento. Aproximadamente la mitad de los perros no se acercó a ninguno de los cuencos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.