AGENCIAS

La aparición de nuevos focos de contagio de COVID-19, como el detectado recientemente en un gran mercado mayorista en Pekín, no significa necesariamente que la pandemia esté entrando ya en una segunda oleada, subrayaron este viernes expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“A veces hay casos esporádicos que al ser investigados llevan a nuevos focos, en ocasiones eventos de contagio masivo ligados a reuniones en recintos cerrados. Deben vigilarse para evitar un segundo pico de infecciones y volver a tener que recurrir a confinamientos”, señaló el responsable de la OMS Mike Ryan.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS insistió que nuevos focos de contagio como los detectados en Alemania, Singapur, China o Corea del Sur, entre otros países, “no son una segunda ola”, ya que no tienen por qué llevar asociada una transmisión comunitaria general, la fase más grave en una epidemia.

“Se debe mostrar habilidad y rapidez para usar los datos de estos focos de contagio, tomar medidas de diagnóstico y seguimiento de casos, junto a otras de distanciamiento físico, para hacer lo máximo posible con un mínimo de interrupción de la vida social”, explicó.

Ryan añadió que cuando se registra un nuevo aumento de casos después de que éstos se estabilizaran en cifras bajas se debe hablar más de “segundos picos” que de segundas oleadas, lo que no elimina el riesgo de que sí hay resurgimientos de la pandemia en otoño, o más adelante.

 “No debemos sorprendernos ante una posible resurgencia en el número de casos, pues la gente sigue en riesgo de contraer el virus, y si éste tiene oportunidad de volver lo hará”, añadió la jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS, María Van Kerkhove.

La experta estadunidense insistió en que los Estados deben “levantar las medidas de prevención cuidadosamente y reactivarlas rápido si hiciera falta”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.