Ilustración

La población oaxaqueña adaptó su actividad económica a las nuevas necesidades por Covid19; un caso particular es el taxismo

Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Como otras entidades de la República, pero con mayor perseverancia, una gran cantidad de la población oaxaqueña no se dejó abatir por la precariedad económica de este periodo de contingencia y buscó por sus propios medios y esfuerzo, mantener con su trabajo, las necesidades económicas del hogar.

Es el caso de decenas de servicios a domicilio, tanto las personas que a este rango comercial ya se dedicaban como hombres y mujeres que han potenciado sus saberes gastronómicos e ingresaron como nuevas opciones de alimentación, lo mismo que quienes se organizaron para montar su red de servicio de todo tipo de mandados, brindan el servicio en motocicleta pero los hay también en bicicleta.

Artesanos, que han cuadrado sus materiales y cortes para ofrecer el producto más demandado del momento, los cubre bocas, los de Oaxaca ahora con la singularidad de todo tipo de bordados regionales.

El taxismo es también un tema aparte, uno de los sectores más castigado en esta contingencia, pues al haberse detenido la movilidad social no hay necesidad de traslado, cuando es sabido que los choferes viven de la cuenta del día.  No hay pasaje, y los traslados indispensables, para compra de alimentos o traslados al médico, requieren de extrema precaución, pues en una unidad breve el contacto  es ineludible y el riesgo covid19 se potencia; es así como surge el emprendimiento también en el taxismo.

Marco Antonio Morales Molina es conductor de la unidad 1327 del sitio Guadalupe Pueblo Nuevo., él, durante algunas semanas tuvo que confinarse en su domicilio, el pasaje comenzó a escasear y con ello la esperanza de obtener el gasto diario, también había temor ante el riesgo de contagio; hay poco pasaje y no sabes a quien subes, no puedes discriminar sí se trata de personas mayores o que parezcan enfermos, es trabajo y el servicio se tiene que brindar; también ellos; los usuarios no tienen certeza si un conductor pudiera esta contagiado de Covid19.

En este contexto Marco Antonio Morales ideó mecanismos para volver a salir a trabajar a las calles de manera honrada y, indispensable en estos tiempos, segura, fue así como contacto a un agente de Mader Center a través de quien contrató la instalación de acrílico de polietileno recortado con maquina laser ajustado detalladamente a su unidad; hasta los más pequeños espacios fueron finalmente recortados para ajustarse a los asientos, y la parte superior e inferior, la idea garantizar seguridad tanto al usuario como al conductor

Marco Antonio Morales Molina, conductor de la unidad 1327 del sitio Guadalupe Pueblo Nuevo, lleva consigo todo un kit de insumos calificados para desinfección. El objetivo es garantizar la desinfección del vehículo, al descenso de cada cliente el mismo con la debida protección baja a sanitizar el espacio para ofrecer certeza al siguiente cliente., Marco Antonio Morales es un ejemplo más de emprendedurismo, en este caso en el taxismo oaxaqueño, su número telefónico es el  9511618822.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.