A pesar de que la aplicación es muy popular, aún quedan dudas sobre la información que comparte.

MVS

CALIFORNIA. El año pasado, la aplicación de origen ruso, FaceApp se hizo tendencia por sus filtros de edición en los que podía “envejecer” el rostro de una persona en una imagen. Ahora, tomó popularidad nuevamente, debido a que tiene una nueva función que consiste en “cambiar el sexo” de los usuarios.

Sin embargo, desde su descubrimiento surgieron dudas sobre su estrategia de comercialización de datos. FaceApp utiliza servicios de almacenamiento en la nube de Amazon y Google y, además, se ha vuelto más transparente en cuestión de respetar la privacidad de las personas.

En su última actualización de términos de uso, la compañía asegura que las fotografías se eliminan después de 48 horas y encripta cada una de ellas para procesarla. Pero, ¿cómo comparte la información personal? FaceApp indicó que no divulgan “fotografías o videos de usuarios con empresas de terceros, con la excepción de la imagen cargada con los proveedores en la nube Google y Amazon para proporcionar las funciones de edición”.

“Podemos compartir su información personal con proveedores de servicios que prestan servicio en nuestro nombre o ayudan a operar la aplicación. Cada foto que se seleccione para editar se cargará a nuestros servidores para poder procesar la imagen y transformar el rostro”, añadió la la compañía.

El sistema de FaceApp funciona a través de un algoritmo informático y redes neuronales para escanear los rostros y modificar ciertos detalles.

Otro factor que inquieta a los usuarios es que la empresa que desarrolló la app, Wireless Lab, a cargo de Yaroslav Goncharov, se ubica en Wilmington, Delaware, Estados Unidos, según la inscripción en las tiendas de aplicaciones, pero en la página web se indica que la firma tiene sede en San Petersburgo, Rusia.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.