Foto: Archivo
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Con una reforma a la Ley Orgánica Municipal en Oaxaca proponen regular como causa grave la revocación de mandato de algún miembro de los ayuntamientos cuando se incurra en el desacato de medidas sanitarias o protocolos de salud pública tratándose de emergencias sanitarias, epidemias o cualquier crisis de salud.

Para ello se plantea una reforma a la Ley de Salud para otorgar facultades a las autoridades sanitarias para la verificación del cumplimiento de sanitización o higiene sanitaria en los centros laborales, dependencias públicas, centros comerciales, escuelas, entre otros.

En caso de desacato de las medidas sanitarias por parte de las autoridades estatales o municipales, la Secretaría daría vista a las autoridades políticas, penales o administrativas correspondientes. 

De acuerdo al diputado del Partido del Trabajo (PT), César Morales Niño, con esas modificaciones al marco normativo, se preparan para enfrentar la nueva normalidad, pero además serán medidas que privilegian la salud pública, de acuerdo al legislador local no puede haber ningún funcionario o funcionaria pública que, por acción u omisión, dañe la salud de la ciudadanía.

Destacó que son varios los casos que se han dado en Oaxaca, donde diversas autoridades municipales, recientemente la de San Pedro Ixtlahuaca donde en plena contingencia, han fomentado y han llevado a cabo fiestas patronales, sociales o religiosas, donde no existe ningún tipo de control sanitario, se permiten reuniones masivas y se genera con ello focos de alto contagio de la actual pandemia.

Sin embargo, a pesar de ser un riesgo para la salud, a pesar de desacatarse todas las recomendaciones sanitarias, no existe un marco normativo sancionatorio para las autoridades municipales o de cualquier otra índole que permita que se les impongan responsabilidades penales, políticas o administrativas.

A nivel nacional y en algunas entidades federativas, entre ellas Oaxaca, ya se prepara el regreso de actividades en algunas áreas de la cadena de producción social, con la finalidad de evitar mayores daños a la economía y para poder reactivar a los sectores públicos y privados, no obstante, la emergencia por riesgo sanitario en Oaxaca no ha terminado y aún continúa en semáforo rojo.

Por lo pronto Morales Niño, consideró que gran parte de que el índice de mortandad del coronavirus aumente, se debe a la nula vigilancia de las autoridades en imponer controles o medidas efectivas que permitan a la población evitar el mayor contacto social posible.

La otra causa, es que la sociedad hace caso omiso a las disposiciones oficiales y no previene su cuidado personal, se realizan labores sin la protección adecuada en detrimento de su propia salud o la de terceros, cuando estas dos causas se unen, ponen en alto riesgo a la salud pública.

Planteó entonces que los funcionarios públicos que relajan la Sana Distancia o los lineamientos de cuidado y prevención de salud pública, que dictan las autoridades, deben ser sancionados y debe configurarse una consecuencia en la investidura que ostentan.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.