Agencia EFE

WASHINGTON. Estados Unidos superó este miércoles las 150,000 muertes a causa de la Covid-19, cuando los contagios siguen aumentando en el oeste y el sur del país, y ya suma 4,39 millones de casos confirmados.

El recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins cifró en 150.034 los fallecimientos debidos a la pandemia, lo que supone un 22,6 % del total de muertes en el mundo, que este miércoles sumaban 662,297.

Los contagios en Estados Unidos representan un 26 % de las estadísticas globales.

California, que de ser un país sería la quinta economía mundial y cuenta con una población cercana a 40 millones, está al frente de las cifras nacionales con 473.785 casos.

Le siguen Florida (451,413 positivos) y Nueva York (413,593), que fue a comienzos de la pandemia el estado más afectado en cuanto a enfermos y fallecidos.

En California, la situación ha empeorado durante la última semana, ya que se han registrado varios récords en número de casos y muertes. Este miércoles, las cifras oficiales daban cuenta de 8.716 fallecidos por el coronavirus en ese estado.

El principal foco de contagio, según la Administración del gobernador californiano Gavin Newsom, se encuentra entre los trabajadores considerados “esenciales”, es decir los empleados de supermercados, manufactura, agricultura y logística, entre otros rubros.

Newsom considera que la solución pasa por que las medidas de seguridad ”mejoren drásticamente” mediante el uso de tapabocas y el mantenimiento de la distancia de seguridad en los lugares de trabajo.

Organizaciones como la Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW) han denunciado que los empleados de ese sector son reacios a faltar un día de trabajo aun estando enfermos, ya que necesitan el dinero y porque tienen miedo de denunciar sus condiciones de trabajo -en muchos casos irregulares- por temor a ser despedidos.

Los funcionarios de salud pública del condado de Los Ángeles ordenaron en las últimas horas el cierre de tres instalaciones de distribución de alimentos que no informaron de brotes que enfermaron a más de 140 empleados, según las autoridades.

El estado de Florida marcó este miércoles su segundo día consecutivo de récord de fallecidos, al sumar 271 muertes en las últimas 24 horas, aunque los nuevos contagios se mantienen por debajo de la barrera de los 10,000.

Florida se prepara para la posible llegada del potencial ciclón “Nueve”, que tiene 90 % de probabilidades de convertirse en tormenta tropical.

El sistema, que puede llegar al sur de Florida en los próximos días, ya ha puesto bajo alerta a algunas ciudades de la zona como Miami Beach. En el denominado estado del sol el número de personas hospitalizadas y siendo tratadas por el coronavirus ascendía este miércoles a 8,793.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.