Foto: @GobiernoMX
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador asegurara que no se reunirá con grupos o colectivos de migrantes mexicanos u otras figuras de origen latino durante su visita a Estados Unidos, grupos defensores de los indocumentados han manifestado su molestia ante tal decisión.

El Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), encabezado por la oaxaqueña Odilia Romero, pidió a López Obrador que cancele inmediatamente su visita con Donald Trump, a quien calificó como el presidente más racista y antimigrante en los tiempos más recientes de EU.

En caso contrario, advirtió que los migrantes se movilizarán en diferentes ciudades y consulados de México en Estados Unidos.

El presidente de México señaló el motivo de su gira es celebrar la entrada en vigor del Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) y tener una reunión con el presidente Trump.

“En el caso de la visita no nos vamos a ajustar al programa, porque si vamos con un grupo, tenemos que ir con otros”, expuso AMLO durante la conferencia mañanera del pasado 2 de julio.

Por su parte, el Frente Auténtico del Campo (FAC) anunció la construcción de una Alianza en Defensa del Patrimonio Nacional, luego de asegurar que el T-MEC pretende privatizar plantas y semillas criollas.

También calificó como “errática y humillante” la visita del presidente mexicano, la cual, dijeron. tiene “tintes proselitistas pro-republicanos”.

En contra parte, el Movimiento Oaxaqueño Migrante, de doble nacionalidad Mexicana y Americana, manifestaron su beneplácito, por el trabajo que el gobierno de López Obrador está haciendo en contra de la corrupción en México.

Para el encuentro que sostendrá con Donald Trump, le pidieron tratar el tema migratorio para poder regularizar el estado migratorio de connacionales que llevan más de 34 años, desde después de la amnistía de 1986 por el presidente Ronald Regan.

Según el último informe del Pew, en 2017 había en Estados Unidos 10.5 millones de migrantes sin papeles, de los cuales 4.9 millones eran mexicanos, de quienes se reciben en México cada mes 4 mil millones de dólares en remesas.

Esos migrantes no han podido ir a México ver a sus seres queridos cuando han fallecido, madres y padres que aún viven con la esperanza de ver a sus hijos, familias que han sido separadas.

Pese a ello, afirmaron que seguirán ayudando a sus familias económicamente y poniendo en alto el nombre de México en donde quiera que estén.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.