Foto: tomada de El Sol de México/Roberto Hernández
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Cámaras empresariales, entre ellas, la Coparmex, Canacope, Canirac, Antad, chocolateros y panaderos, rechazaron el dictamen de reforma a la ley de los derechos de niñas, niños y adolescentes de Oaxaca, que prohíbe la venta de alimentos y bebidas chatarra a menores de edad, toda vez que se ha desatendido las peticiones de audiencia del sector privado.

Aun cuando reconocen que el proyecto legislativo surge de un objetivo loable, que es el contrarrestar los efectos negativos del sobrepeso y la obesidad en la población mexicana, aseguran, sin demostrar qué artículos y leyes, que existen disposiciones que se contraponen a la normatividad vigente en materia de educación y salud.

Pareciera que más preocupados más por sus bolsillos que por la salud pública, consideraron en un comunicado que la medida generaría un alto impacto económico en toda la cadena de valor de la industria agroalimentaria, incluyendo productores artesanales y pequeños comercios.

Según sus números, con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se estima que la medida podría impactar directamente a alrededor de 58 mil comercios, en particular a misceláneas, abarrotes, loncherías, fondas, taquerías, entre otros.

Lo anterior, derivado a que alrededor del 60 por ciento de los ingresos dichos negocios dependen de la venta de alimentos y bebidas, condición que generaría una significativa pérdida de empleos, dicen las cámaras empresariales.

Adicionalmente, aseguran, la prohibición tendría un impacto directo en la economía regional, en particular, a los pequeños y medianos productores de productos tradicionales como el cacao y chocolate, íconos de la entidad, que actualmente se encuentran en riesgo por la baja producción de la semilla y la carga fiscal que se le ha impuesto en tiempos recientes, mermando así los ingresos de las familias cacaoteras y chocolateras.

Sin embargo, la reforma a la ley de los derechos de niñas, niños y adolescentes de Oaxaca, no prohíbe a toda la población en general la venta de alimentos y bebidas, solo a menores de edad y permite que los padres o tutores, los compren y se los puedan suministrar.

Pese a ello, los integrantes del sector empresarial y comercial, aseguran que en estos momentos en país y en particular en Oaxaca, se encuentra en una crisis económica profunda, la cual afectará principalmente a los pequeños comercios.

En su analogía, aseguran que la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la obesidad y el sobrepeso tienen un origen multifactorial.

Consideraron entonces que, es necesario esperar a la implementación de las políticas de carácter federal y valorar su efectividad con base en su ejecución, previo a implementar medidas coercitivas que puedan dañar el patrimonio de miles de oaxaqueños, sin evidencia alguna que sustente o justifique la medida.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.