Patricia Briseño

OAXACA, Oax.- El Jardín Etnobotánico de Oaxaca, ubicado dentro del Centro Cultural Santo Domingo, en el centro histórico de la capital, fue reconocido como uno de los 10 jardines de Norteamérica por los que vale la pena viajar (Top ten gardens in North America worth traveling for) que otorga el Consejo Canadiense de Jardines (CGC, por sus siglas en inglés).

Luego de las nominaciones hechas por otros recintos premiados en ediciones anteriores y de la deliberación del jurado,  el pasado mes de marzo se anunció el reconocimiento que el jardín botánico de Oaxaca comparte con Las Pozas, en Xilitla, estado de  San Luis Potosí, un espacio de vegetación natural con esculturas surrealistas de Edward James.

El  director del Jardín Etnobotánico, Alejandro de Ávila, expresó a la prensa que el galardón representa un gran orgullo, al ser sólo dos recintos en México los premiados.

No obstante, significa más por ser éste un jardín público y botánico, y cuyo resultado refleja el trabajo hecho durante 18 años, luego del logro de la sociedad civil y artistas.

El Jardín está en el primer cuadro de la capital estatal, dentro del Patrimonio de la Humanidad, dentro del antiguo convento de Santo Domingo de Guzmán.

El Jardín Etnobotánico ocupa 2.32 hectáreas y su terreno fue parte de la huerta del antiguo Convento de Santo Domingo –hoy Centro Cultural Santo Domingo– construido en los siglos XVI y XVII.

Desde mediados del XIX y hasta 1994 sirvió de cuartel. En 1993, el Patronato pro defensa de los recursos culturales y naturales de Oaxaca (Pro-Oax) y la Fundación Harp Helú, propusieron convertir el terreno en jardín. Fue en 1999, cuando se inauguró.

De Ávila explicó que parte del reconocimiento es por la originalidad del concepto, porque no es un jardín que muestra plantas bellas, sino que busca transmitir un mensaje para entender que el desarrollo cultural de Oaxaca está ligado a su entorno vegetal y que su flora es la más diversa en el país.

ECOSISTEMAS DE 8 REGIONES

El Jardín Etnobotánico de Oaxaca cuenta con cerca de mil especies de plantas, que representan los ecosistemas y las ocho regiones del estado. No obstante, la meta es llegar a mil 300 especies, lo cual representaría cerca del 10 por ciento de la flora total de Oaxaca.

Las plantas provienen de diferentes regiones del estado, tanto de climas áridos como húmedos, de las zonas tropicales bajas y de las áreas montañosas templadas y frías.

El 10 de noviembre de 1994 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo para retirar del servicio de la Secretaría de la Defensa Nacional el antiguo convento y destinarlo al gobierno local, como un espacio para crear un jardín botánico.

El diseño del jardín es obra de Toledo, Luis Zárate y De Ávila. El Patio del Huaje y la fuente La sangre de Mitla son obra de Toledo, mientras la fuente Espejo de Cuanana y las esculturas que modifican el nivel y la dirección del agua en el canal son de Zárate. El jardín muestra obras en madera y piedra de los artistas Jorge DuBon, José Villalobos y Jorge Yázpik.

JARDIN ETNOBOTANICO

NATURALEZA E HISTORIA

En 2016, el Jardín Etnobotánico de Oaxaca recibió a 40 mil visitantes, entre locales, nacionales y extranjeros, con proporciones de un tercio cada uno.

A decir del director del recinto, uno de los lugares peculiares del espacio es el espejo de agua que en uno de sus costados tiene una cerca de órganos y de nopaleras.

Otro de los lugares favoritos es la cerca de órganos rodea un vestigio arqueológico muy significativo, se trata de un horno de cerámica, donde no se hacía cualquier tipo de loza, sino mayólica.

El director se ha esmerado en que el público encuentre una conexión entre la historia del lugar, el diseño del jardín y las plantas que están conociendo.

No hay comentarios

Dejar respuesta