Foto: JLP
Citlalli López

OAXACA, Oax. Oaxaca se ha convertido en una fábrica de pobres. Los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) lo confirman. Mientras que en el primer trimestre del 2017 se registró mayor población ocupada, el número de personas con salarios menores al de la línea de bienestar mínimo, es mayor.

Ana Luz Ramos Soto, investigadora y catedrática de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) explica que las políticas redistributivas del gobierno federal a partir del 2000 a la fecha no han dado resultados.

“No han logrado disminuir la pobreza, al contrario, la han aumentado. Oaxaca es una fábrica de pobres porque los salarios que se pagan no cubren lo necesario de una canasta básica”, declaró.

Un indicador de la marginación –expuso- son los salarios mínimos. Cuando éstos son menores o igual a los dos, las personas se ubican dentro del rango de la pobreza porque son incapaces de cubrir una canasta básica.

De acuerdo con las cifras de la ENOE, en Oaxaca el 70.2 por ciento de la población no sobrepasa aquella línea porque el 19.9 por ciento carece de un ingreso, el 25.3 por ciento gana un salario mínimo y el 25 por ciento gana uno y dos salarios mínimos.

En contraparte, el 12.1 por ciento gana dos y tres salarios mínimos, y 8.3 recibe sueldo superior a los tres salarios mínimos.

Ramos Soto explicó que en Oaxaca se conjugan tres tipos de pobreza: la económica que es aquella que viven los trabajadores en el sector formal, pero que ganan dos o menos de dos salarios mínimos; la pobreza social que se refiere a la población que trabaja en el campo y que no percibe un salario; y la pobreza coyuntural que es el número de pobres que incrementaron del 2015 al 2016.

El aparato productivo que tiene Oaxaca –expuso- no genera los empleos para absorber la mano de obra existente, lo que da como resultado un crecimiento en el sector informal.

Consideró que lo anterior está ocurriendo por una ausencia de políticas de apoyo a la iniciativa privada principalmente a las pequeñas y medianas empresas que constituyen la “columna vertebral de la economía” toda vez que el 90 por ciento de los empleos son generados por estas,  sin embargo el periodo de vida es de un año.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta