Zoila Bengochea, madre de Dafne Carreño Bengochea/Foto: Jorge Luis Plata
Rocío Flores

OAXACA, Oax. ¡Justicia!, ¡Justicia!, ¡Justicia!, ¡Justicia! Coreaban en abril de 2013, al unísono, un grupo de mujeres frente a la puerta de la Casa de Gobierno.  Eran las madres y familiares de las recientes víctimas de feminicidios, entre ellas Zoila Bengochea, la madre de Dafne, quien fue asesinada de siete puñaladas por su expareja.

“Vengo en representación de muchas madres que no saben de términos legales, que no tienen dinero, queremos que los asesinos no estén prófugos, vengo a pedir justicia” declaró.

Dos años después, en abril del 2015, Zoila aceptó que el asesino de su hija moralmente la había desbaratado, pero también advirtió que la muerte de su hija no quedaría en un expediente. “Estoy de pie, no tengo miedo y cumpliré la promesa que le hice de hacerle justicia”.

Este jueves Zoila recordó las cosas que pasaron durante esos cuatro años: depresión, enfermedades de salud, crisis económica y la desesperación por el trafico de influencias que observaba en el caso, pero también reconoció que finalmente pudo cumplir con su hija.

“Sin corrupción, sin tráfico de influencias, porque no tengo dinero, me movilicé y exigí justicia para mi hija”.

Recordó que muchas personas pensaron que no habría justicia. “Pero qué creen si se pudo”, dijo. Ahora les toca a las otras madres luchar y salir a gritar su inconformidad, su dolor, y seguir sin miedo, agregó.

Ayer, después de cuatro años y seis meses del feminicidio de Dafne Carreño Bengochea, el responsable del asesinato Alejandro Enrique Rivera López fue sentenciado a 78 años de prisión.

La Fiscalía General del Estado de Oaxaca informó que por este delito pasará un poco más de siete décadas en prisión, además tendrá que pagar una multa de 73 mil 656 y la reparación del daño.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta