La periodista Carmen Aristegui en la 37 FIL Oaxaca / Foto: Cortesía
Paola Flores

OAXACA, Oax. La periodista Carmen Aristegui (Ciudad de México, 1964) se adueña del micrófono al que fue invitada por la 37 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) y enfatiza que el asesinato de los periodistas representa un daño a la sociedad, al derecho que esta tiene de conocer la verdad.

“Si matan a un periodista, los demás periodistas reciben el mensaje y por seguridad prefieren la auto censura y de todo esto los principales afectados son los ciudadanos que tienen derecho a saber lo que realmente pasa”, declara.

Para ella el periodismo es una tarea fascinante y llena de adrenalina, pero afirma que no se puede hablar de la labor informativa sin mencionar a los que han perdido la vida por ese oficio. Recuerda a sus colegas Javier Valdés y Miroslava Breach, asesinados este año.

Haciendo hincapié en la importancia del ejercicio crítico dentro de la comunicación, se adentra en la historia reciente de México, cuestiona el papel del Estado mexicano en las violentas circunstancias que ha  vivido el país desde que se declaró la guerra contra el narcotráfico.

“Si se trataba de combatir al crimen organizado y lo que tenemos hoy es que los cárteles  más fuertes siguen siendo muy fuertes, los intermedios han subido de todo y los pequeños se han pulverizado además de los miles y miles de muertos y desaparecidos ¿cuál ha sido la ganancia?… ¿En qué momento las autoridades van a actuar?”, reflexiona.

Ofrece su punto de vista sobre las políticas públicas, el derecho a la educación y la cultura, la forma en que estos dos factores inciden la vida social de los mexicanos.

Pone en tela de juicio la capacidad de las autoridades, pues asegura que a lo largo de la última década los resultados han sido escasos y el uso del dinero público deficiente.

Explica que desde su perspectiva la propuesta presidencial de María de Jesús Patricio, Marichuy es una forma de poner sobre la mesa las necesidades de los pueblos indígenas y expone sus expectativas para el año electoral que se avecina.

Habla del rol que las mujeres juegan en el periodismo y en la vida cotidiana, afirma que no existen condiciones de arranque parejo para una mujer y un hombre que quieran lo mismo.

“En cualquier circunstancia en la que una mujer quiera participar, como política, como jefa de manzana, como directora de una escuela, en cualquier actividad que una mujer quiera hacer, primero tenemos que demostrar que no somos tontas” dice la conductora del noticiero en español de CNN.

Durante dos horas la cuatro veces galardonada con el Premio Nacional de Periodismo de México platica sus experiencias, las contradicciones, dificultades y placeres que ha vivido a lo largo de su carrera profesional.

Los laureles de la Alameda de León acogen y refrescan la charla que bajo un ritmo cadencioso pasa de tema en tema.

No hay comentarios

Dejar respuesta