Foto: archivo
Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Desde el pasado 30 de noviembre, fecha en que se liberaron los precios de los combustibles, la única función de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) es atender las quejas de personas que sospechan que no les despacharon los litros completos, con los datos completos de la estación de servicio.

Respecto al precio, la dependencia no tiene injerencia alguna, afirmó la delegada de Profeco en Oaxaca, Rebeca Cervantes, puesto que desde este diciembre el precio lo fija la demanda del consumidor y se nivela con lo que fija el mercado internacional.

Incluso recordó que desde el año 2000, Profeco Oaxaca no tiene participación en operativos en gasolineras, mucho menos ahora en la supervisión de precios.

La funcionaria clarificó que ni siquiera se supervisará que las gasolineras coloquen sus precios a la vista, debido a que así lo determinó la propia Comisión Reguladora de Energía, justificó.

“Una vez liberados los precios se abrió una etapa de competitividad entre las empresas dedicadas a este rubro y por tanto ellos no tienen por qué exhibir sus precios”, afirmó la funcionaria.

En este contexto, a unos días de la liberación de los precios del combustible, la delegada estatal informó que la Profeco Oaxaca no cuenta a la fecha con ninguna denuncia formal respecto a establecimientos con franquicia para la venta de combustible,

Finalmente reiteró que su actuación solo está ceñida al hecho de que estos comercios despachen litros completos, pero no tendrán actuación alguna en la tarifa de venta al consumidor.

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta