José Felipe García Villalobos, menor desaparecido en Pochutla, Oaxaca/Foto: tomada de nvinoticias.com
Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Se han cumplido 70 días desde que Carmen vio y escuchó por última vez a José Felipe García Villalobos, su hijo de 15 años de edad, reportado como desaparecido el 30 de octubre del 2017 alrededor de las 6:30 am, cuando salió de su hogar con destino a la escuela Secundaria Número 214, en San Pedro Pochutla, de donde son originarios y habitantes.

Carmen, postrada en una silla de ruedas desde hace 10 años, sobrevive con la venta de gelatinas, se declara incompetente para aportar recursos económicos y ayudar en los gastos de investigación.

Denuncia que los avances de la Fiscalía General a través de su Departamento de No Localizados en la región de la Costa, son nulos.

No hay ningún avance, están investigando, se limitan a decirle a Carmen cuando pregunta si hay algún progreso en la búsqueda, agrega que cuando acudió a denunciar le pidieron esperar tres días para formalizar la denuncia, tres días en los que a su hijo lo pudieron haber sacado del país.

La madre del menor descarta que su hijo haya abandonado el hogar por decisión propia y asegura que no tenían problemas; ha acudido a la secundaria para hablar con el director, con los maestros, con sus compañeros y amigos, a nadie le comentó nada sobre salir de su localidad.

La afligida madre señala que era fundamental la activación de la Alerta Amber para que la búsqueda se extendiera a todo el país e incluso a los países vecinos, sin embargo la vicefiscalia regional le negó este derecho porque no hay este departamento a nivel regional, expuso.

De la desaparición de José Felipe está enterada la presidenta del DIF estatal, Ivette Morán, quien personalmente le ha tomado dos veces la llamada, a través de ella fue comisionado un abogado que le llamó ayer martes 09 de enero pidiéndole esperar esta semana, “pues muchos apenas están regresando de vacaciones”, fue el argumento.

Carmen hizo un llamado al fiscal general del estado, Rubén Vasconcelos, para que en su calidad de padre de familia también de uso a las herramientas del Estado para esta búsqueda, ellos pueden rastrear las llamadas, conocer la información de los mensajes telefónicos, para así saber si alguien influenció a su hijo para salir de Pochutla o si se trata expresamente de un robo de infante.

Finalmente dijo sigue esperando y desestima la actitud de las personas, incluso de sus vecinos que la detienen en la calle para darle el pésame, confió en que la intervención de la presidenta del DIF Oaxaca, esposa del gobernador, pueda traer de vuelta al hogar a su hijo de 15 años de edad.

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.