Increpan a arzobispo por caso de pederastia

Patricia Briseño

OAXACA.Oax.- El arzobispo de Antequera-Oaxaca, José Luis Chávez Botello fue increpado por el padre de un joven víctima de pederastia clerical; el jerarca recibió reclamos por supuestamente encubrir al responsable.

“Me presento ante usted a pedir la verdad, quiero la verdad de lo que ocurrió, que hable con la verdad”, demandó Pedro Mendoza Flores, comerciante y papá del chico que fue abusado por un sacerdote, Gerardo Silvestre Hernández, en Villa Alta, Sierra Norte, durante los años 2009 y 2010.

Chávez Botello rechazó cualquier encubrimiento porque la Iglesia Católica ha actuado con honestidad y subrayó que la actitud de Mendoza Flores “entorpece la búsqueda de la verdad”.

El ex cura Silvestre Hernández fue aprehendido el 29 de noviembre de 2013 en Tlaxiaco en cumplimiento a una orden de aprehensión librada por el Juzgado Séptimo de lo Penal, según consta en el expediente 140/2013 por el delito de corrupción de personas menores de 18 años.

Posteriormente, en rueda de prensa, ofrecida en uno de los salones de la  Catedral, el arzobispo negó las imputaciones, aclaró que la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca puso en manos de la autoridad civil al sacerdote, para no incurrir en alguna responsabilidad.

Negó que Silvestre Hernández haya contado con la asistencia  legal de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, durante su proceso penal donde fue condenado a 16 años de prisión por corrupción de menores.

“No fue violación, pero también es grave ese delito”, señaló.

Chávez Botello también dijo que Silvestre Hernández dejó de ser sacerdote porque renunció voluntariamente cuando se dio cuenta del daño tan grave ocasionado a la Iglesia Católica.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.