Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Al menos 300 niños y niñas de Asunción Ixtaltepec, municipio  devastado por los sismos de septiembre, complacidos recibieron a los Reyes Magos quienes, por tratarse  de una comunidad damnificada llegaron antes del seis de enero.

Sus majestades enviaron  los juguetes con  el colectivo La Calle, de la Ciudad de México, quienes los entregaron en una fiesta  donde también hubo piñatas, dulces, agua de horchata y comida.

Los Reyes también se acordaron de los adultos rifando regalos y rompieron una piñata en forma guajolote.

A pesar de los acontecimientos derivados del terremoto del 7 de septiembre, chicos y grandes disfrutaron del festejo que inició después de las tres de la tarde y se prolongó cinco horas.

Los juguetes fueron recibidos por sus destinatarios; nadie se quedó sin el suyo. Un grupo de voluntarios de la Ciudad de Oaxaca envió aguinaldos de dulces, juegos de mesa y ropa que se repartió entre los asistentes.

Niños y niñas dijeron estar satisfechos porque los Reyes Magos llegaron primero a Ixtaltepec, antes que cualquier otro lugar del país.

Apoyarán a Reyes Magos con tarjetas Bansefi

En los municipios de  Unión Hidalgo y Juchitán, algunos papás no descartar financiar los gastos de la compra de juguetes con el dinero que recibieron vía electrónica en la tarjeta bancaria del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (BANSEFI), originalmente destinado para la reconstrucción de la vivienda, siempre y cuando tengan fondos o no se las hayan clonado.

Mientras que otros no descarta acudir  a alguna de las casas de empeño o  la representación del Monte de Piedad, ubicadas en su localidad, para dejar una prenda.

En ambos casos, a pesar de la vicisitudes  derivadas del terremoto del pasado 7 de septiembre, y sus réplicas, las familias se proponen mantener viva la ilusión del arribo de los Reyes Magos a su localidad.

Los recibirán entre escombros y polvo, rastro tangible del terremoto de 8.2 grados, como se puede observar en los barrios de la  Cuarta, Quinta, Sexta Sección y Cheguigo, de Juchitán, donde la gente  pernocta en casas de campaña dentro del patio de sus casas.

Al igual que en el festejo de la Navidad y Año Nuevo, los comerciantes semifijos ofrecerán su mercancía alrededor del parque central.

Mientras que los almacenes y supermercados se alistan para las próximas horas, cuando la clientela concurre al departamento  de juguetería.

Asimismo, el olor a pan ya se impregna en  las calles  anunciando la próxima venta de la Rosca de Reyes, lo que advierte ventas a los panaderos de la región zapoteca.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.