* A finales de 2017, la revista Nature reveló que  había una nueva cámara vacía de gran tamaño en el interior de la Gran Pirámide de Keops.

MVS

EGIPTO. La existencia de un trono de hierro hecho con mineral meteorítico de origen extraterrestre en la Gran Pirámide de Keops, ha sido planteada para explicar el ‘enorme vacío’ detectado con tecnología punta en su interior.

A principios de noviembre de 2017, Nature publicó los resultados del proyecto Scan Pyramids, dirigido por Mehdi Tayoubi (Hip Institute, París) y Kunihiro Morishima (Universidad de Nagoya, Japón): existe un ‘enorme vacío’, de al menos 30 metros de largo, dentro de la pirámide de Keops.

Giulio Magli, Director del Departamento de Matemáticas y Profesor de Arqueoastronomía en el Politécnico de Milán, ha presentado en arXiv una de las primeras hipótesis de interpretación sobre la función y contenido de este hallazgo reciente.

Dentro de la Pirámide hay cuatro ejes estrechos, del tamaño de un pañuelo, dirigidos a las estrellas. La vida futura del faraón era de hecho, de acuerdo con los Textos, en el cielo, y en particular entre las estrellas del norte, como la Osa Mayor y Draco. Dos de los cuatro canales se abren a las fachadas del monumento, mientras que los otros dos se abren a las puertas pequeñas. Una de las dos puertas, la del sur, ha sido explorada varias veces sin resultados, mientras que la del norte  todavía está sellada.

Estas puertas tienen todas las probabilidades representativas de las “puertas del cielo” y las del norte bien podrían entrar en la sala recién descubierta, afirma. La habitación puede contener, en su extremo superior y exactamente debajo del vértice de la gran pirámide, un objeto que necesita Keops después de cruzar las puertas: el “trono de hierro” mencionado en los Textos de las Pirámides.

Según este experto, podemos tener una idea de cómo podría ser este objeto, mirando el trono de la madre de Keops, la reina Hetepheres, que ha sido encontrado en pedazos y reconstruido por la Universidad de Harvard. Es una silla baja de madera de cedro cubierta con láminas de oro y cerámica. La de Keops podría ser similar, pero cubierto con finas láminas de hierro.

Por supuesto, no sería hierro derretido, sino hierro meteorítico, es decir, caído del cielo en forma de meteoritos de hierro (distinguible debido al alto porcentaje de niquel) y nuevamente citado en los Textos. Es cierto que los egipcios conocían este material desde muchos siglos antes de Keops, y continuaron usándolo para objetos especiales diseñados para los faraones durante milenios, como la famosa daga de Tutankamon.

Una forma de verificar o descartar esta hipótesis existe: una nueva exploración del eje norte. Esta es una exploración largamente esperada, mucho antes del descubrimiento de la sala. En la actualidad, es difícil decir con certeza que el canal norte conduce a la sala recién descubierta, el “gran vacío” bautizado por sus descubridores, porque las imágenes disponibles son aproximadas, señala el especialista italiano.

De hecho, el proyecto Scan Pyramid utilizó una técnica no invasiva basada en la medición de los muones: partículas elementales que se generan en los rayos cósmicos y se absorben de forma diferente según los materiales que atraviesan. El resultado es similar a una radiografía que debe ser interpretada.

Con información de EP

No hay comentarios

Dejar respuesta