Infantes y madres en reclusión; festejan Día del niño en Tanivet

Citlalli López

Oaxaca, Oax., 5 de mayo del 2014.- Llena de alegría, Berenice destapa la caja, saca un par de tenis dos números más grande a su talla y los calza. Sus pies infantiles dan pequeños pasos tambaleándose hacia los brazos de su mamá, son el primer regalo que recibe por el día del niño desde que nació en el penal de Tanivet en Tlacolula de Matamoros, donde su madre cumple una sentencia.

Es sábado, tres días después del Día del Niño. La Asociación Civil Comité Pro Defensa para las Reclusas de Tanivet Tlacolula llega al penal con bolsas de pelotas, tenis, hot dogs, yogur y galletas, para celebrar a los diez niños y niñas que viven en el penal con sus madres y a quienes llegan de visita de fin de semana.

Las internas se acercan curiosas sin soltar sus tejidos, su única fuente de distracción y empleo. En la cocina un grupo de internas fríe las salchichas con tocino y prepara gelatina con yogurt que el restaurante La Octava donó a la asociación para el convivio.

En la explanada, la voz de la celadora invita por el altavoz a las mujeres que tengan hijas o hijos, para que se acerquen al patio central.

Dispersas en el patio, las reclusas comienzan a concentrarse. Estanislao, una joven de 28 años es de las primeras en llegar llevando en brazos a su hija de un mes de nacida.Ella está en la recta final de su sentencia de cuatro años por robo de vehículo.

Paty, también llega con Edgar, su hijo que tiene menos de 30 días de nacido. Ella se encuentra procesada, acusada de mandar a matar a una persona y por portación de drogas, delitos de los cuales se declara inocente.

Otra interna es Patricia, quien está en el penal por portación de arma. Al ser una fecha especial Lucía, su hija de 9 años, la acompaña en el penal. Feliz por la sorpresa, la niña se forma a la espera de su refrigerio y apunta.

“Mi mejor regalo sería que mi mamá saliera, yo la extraño afuera. La quiero mucho. Cuando vengo a visitarla quisiera llevármela conmigo a casa”, expresa  afligida con su vocecita.

Tania Margarita Rosales Reyes, Directora del Centro de Internamiento Femenil de Tanivet, Tlacolula, explica que dentro del penal habitan 234 internas, un 92 por ciento son madres de familia pero sólo diez tienen con ellas a uno de sus hijos o hijas.

La mayoría de las reclusas están acusadas por homicidio o robo, mientras que en menor porcentaje están por delincuencia organizada y otros delitos de orden federal como portación de drogas o armas. Sólo el 30 por ciento de las mujeres están sentenciadas, el resto se encuentra a la espera.

Ana Laura Herrera, presidenta de la Asociación Civil Comité Pro Defensa para las Reclusas de Tanivet Tlacolula, explica que este tipo de eventos otorga alegría y esperanza a las internas, muchas de ellas abandonadas por sus familiares.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.