Acoso escolar también es resultado del fracaso educativo: experta

*La abogada Margarita Griesbach de la ODI, dijo que el acoso “no es un problema específico, cuando es una manifestación extrema en la crisis de la capacidad educativa que tenemos en el país”.

 MVS

México, D.F., 3 de junio del 2014.- Al advertir que en la reforma educativa los “menos atendidos” son los niños, la abogada Margarita Griesbach de la Oficina de la Defensoría de los Derechos de la Infancia (ODI), cuestionó que al igual que el fracaso escolar, “así como los niños están saliendo de la escuela mal educados, con deficientes matemáticas, ¿qué capacidad tiene la escuela para educar a niños en la resolución pacífica de conflictos?

El acoso escolar, dijo la defensora infantil, “no es un problema específico, cuando es una manifestación extrema en la crisis de la capacidad educativa que tenemos en el país”; pues, agregó, “qué formación tiene los docentes, qué mecanismos tiene los alumnos para pedir ayuda, para apelar decisiones; es absurdo hablar de qué vamos a hacer con el problema del ‘bullying’ porque es un problema de educación, no es un problema especifico de cuando la violencia se sale de las manos” en el salón de clases.

De por sí, precisó, es complicada la tarea educativa con niños y adolescentes, entonces, ¿con cuántas herramientas cuenta el profesor para intervenir? “me resisto a pensar que hay indolencia y que los maestros no intervienen porque no les importa, sino mas bien porque no saben cómo”.

Griesbach destacó que “el problema –del acoso escolar- tiene que ver con nuestra incapacidad para educar, pues la resolución no violenta de conflictos y la socialización, son de los principales fines que tiene la escuela, porque los contenidos cambian persistentemente ante la persecución del conocimiento; lo importante es el desarrollo de habilidades para la vida y para el pensamiento en sociedad, de esto trata la educación, cómo aprendemos a construirnos en sociedad, sobre todo cuando estamos sumergidos en ambientes violentos como los que se viven hoy en México”.

Si, como dicen las autoridades educativas, ‘la violencia comienza en casa’, “estos problemas le competen a la escuela -como expresión del Estado- para atender a niños y jóvenes; ante una situación difícil en la familia, el Estado está obligado a intervenir en beneficio del infante incluso de manera coercitiva, dijo Griesbach.

La intervención del Estado en la vida familiar no es solo penal, los aspectos penales son unos y pertinentes, pero un juez de lo familiar tiene que aplicar la coadyuvancia con la familia e incluso sustituir a la familia como extrema opción, pero hoy, tenemos un Estado fragmentado en materia de los derechos humanos y la escuela por sí sola no puede hacer todo ante el acoso escolar, pero “los alumnos son los menos protagónicos de la reforma educativa

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.