ONG’s exigen parar tragedia ambiental por fracking

MVS

México, D.F., 25 de julio del 2014.-Actualmente en nuestro país 20 pozos de fracking ya están causando severos daños al medio ambiente y a la salud de personas y animales en zonas rurales y urbanas, pero en cuanto se apruebe la legislación secundaria de la reforma energética estos pozos se van a multiplicar de manera exponencial porque se tiene planeado invertir 30 mil millones de pesos para aplicar esta nociva técnica de extracción  de gas y petróleo alrededor de toda la República, así lo advirtió la Alianza Mexicana Contra el Fracking (AMCF).

En conferencia de prensa miembros de esta organización indicaron que “no es posible” que el “fracking” o fracturación hidráulica, que es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo, esté contemplada  como una técnica de generación de energías limpias en la Ley de la Industria Eléctrica que está en proceso de ser aprobada en la Cámara de Diputados. Y es que recordaron que además del elevado consumo de agua que implica, provoca altas emisiones de gases causantes del cambio climático y enormes cantidades de agua residual que contiene químicos, metales pesados, e incluso materiales radioactivos imposibles de tratar.

De tal forma que  Francisco Cravioto, miembro de Fundar Centro de Análisis e Investigación, alertó que con la aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética en el Congreso, estamos ante el génesis de una tragedia en materia ambiental y de salud puesto que con éstas se multiplicarán de manera desmedida los pozos de fracking en todo el país.

“Hemos hecho la solicitud a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, a Secretaría de Energía y a PEMEX, sólo nos respondió Pemex, nos respondió que  existen 20 pozos de fracking en toda la República actualmente, ahora bien no sabemos si de abril para acá se hayan abierto más, lo más probables es que sí. En el plan de negocios de Pemex quedó establecido que se iba a realizar una inversión de 30 mil millones de pesos de aquí a 2016 para la apertura de más pozos exploratorios para tener mayor conocimiento de cuál es el recurso exploratorio en estas cuencas. Yo creo que conforme vaya pasando el tiempo y apenas sea aprobada la reforma estos van a ser un número de pozos exponencial. Es decir, 20 pozos ahorita no son nada”, recalcó.

Y además del alto consumo de agua que conlleva, de los muchos gases contaminantes que genera, de las elevadas cantidades de aguas residuales que deja y del incremento en la actividad sísmica que provoca el fracking. Las tasas de declinación de la productividad de los pozos explotados mediante esta técnica pueden alcanzar entre 81 y 90 por cuenta en sólo dos años de explotación. Por lo que la AMCF también advierte que los pozos serán abandonados por las empresas explotadoras (nacionales o extranjeras) en un corto plazo, y las tierras que fueron despojadas a sus dueños y temporalmente ocupadas por un supuesto interés público de exploración, serán devueltas a sus propietarios “muy contaminadas e inservibles para el desarrollo de otras actividades”.

Con base en estos argumentos la Alianza Mexicana Contra el Fracking le exige a los diputados que prohíban la fractura hidráulica, exigencia a la que se suman 14 mil personas a través de Avaaz que es una organización civil global que promueve el activismo ciudadano en asuntos como el cambio climático, derechos humanos, corrupción, pobreza, derechos de los animales, entre otros.

Pero más allá de cualquier argumento en contra del fracking, las organizaciones Fundar, Food & Water Watch, Blue Planet Project y Greenpeace recalcaron que existe el principio de derecho internacional, que es el Principio Precautorio, que prohíbe e impide la aplicación de esta tecnología en cualquier territorio por los indefinidos y desconocidos riesgos y consecuencias que representa.

“Hay un principio de derecho internacional conocido como el principio precautorio que está muy ligado al derecho ambiental, que es simplemente que cualquier tipo de desarrollo con técnica nueva, tecnología nueva que se vaya a aplicar masivamente en determinado país o región del mundo si no se llevan a cabo los estudios científicos que prueben más allá de toda duda que esta técnica no va a tener consecuencias para  la salud humana, para el medio ambiente y para los derechos humanos, la idea es por principio precautorio no realizarla hasta que precisamente se generen estas pruebas. Y no se han realizado suficientes estudios de la fracturación hidráulica”, añadió Francisco Cravioto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.