Demencia senil es potencialmente prevenible: neoróloga

Notimex

México, D.F., 24 de agosto del 2014.-Una estilo de vida saludable, sin hábitos nocivos como tabaquismo, alcoholismo, uso de drogas, junto a un buen control de patologías degenerativas y sobre todo ejercitar la memoria y la concentración constantemente contribuyen a prevenir la demencia senil.

 La neuróloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, María Ingrid Alanís Guevara, señaló que “el hecho de no utilizar nuestras facultades mentales nos puede predisponer a esto; la demencia se dice, está menos presente en personas que leen más o realizan otras actividades utilizando la concentración y memoria”.

La especialista adscrita al Servicio de Neurología del Hospital de Especialidades, indicó que actividades como jugar ajedrez, fomentar el diálogo entre la familia y amigos, leer a diario, y ubicar constantemente al adulto mayor en tiempo y espacio pueden prevenir este tipo de deterioro neurológico.

Agregó que entre el cinco y el siete por ciento de la población en general mayor de 65 años desarrollará demencia senil, pero a pesar de que el ser humano a partir de los 25 años empieza a sufrir un deterioro en sus capacidades mentales y orgánicas, lo esperado es que el adulto mayor no pierda del todo su función mental.

Manifestó que el objetivo es que el adulto mayor continúe realizando las actividades que de forma cotidiana podía hacer. “Debe ser funcional en lo social y en las habilidades que ha tenido a lo largo de la vida, no las debe perder”, dijo.

No obstante, enfatizó que las enfermedades como diabetes, hipertensión o dislipidemias pueden predisponer al paciente a presentar deterioro mental en la vejez, así como otras patologías que contribuyen a que se produzca un daño sistémico dado su evolución.

“La insuficiencia renal condicionará una encefalopatía nefrotóxica, que por el acumulo de metabolitos, deteriorará la función renal, pero también están las enfermedades autosómicas, o nutricionales por deficiencia de vitamina B 12 en especial”, recalcó.

Otros factores de riesgo son las enfermedades como la tuberculosis, el VIH Sida o cisticercosis. El factor hereditario también tiene un peso importante como disparador de demencia senil, pero aunque exista la predisposición genética si no hay detonantes de tipo ambiental, este trastorno puede nunca manifestarse en la tercera edad, destacó.

Añadió que también quienes se expusieron de forma constante a sustancias tóxicas como pesticidas o fertilizantes tienen posibilidades altas de desarrollar este tipo de demencia después de los 65 años de edad.

Alanís Guevara, indicó que anteriormente la demencia senil se asociaba casi de forma exclusiva a la enfermedad de Alzheimer, sin embargo estudios recientes han señalado como una causa directa a las alteraciones de tipo vascular.

Aseguró que la demencia senil se presenta más frecuente en mujeres añosas que en los varones, con una prevalencia de hasta dos casos por cada paciente masculino.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.