Macedonio Alcalá, el virtuoso de la composición

* Se cumplen 145 años de la muerte de Macedonio Alcalá, compositor del ‘Dios nunca muere’, vals considerado el segundo himno de Oaxaca.

Redacción

Oaxaca, Oax., 25 de agosto del 2014.- Autor del himno de Oaxaca, “Dios nunca muere”, Macedonio Alcalá, cuya pasión musical lo llevó a crear composiciones magistrales, es recordado a 145 años de su fallecimiento.

Oaxaqueño, dotado de cualidades artísticas-musicales, el compositor  Macedonio Alcalá Prieto, llegó a tocar hábilmente el piano, la viola, el violonchelo, la flauta, el figle y el violín, instrumento con el que deleitó a la generación de su tiempo.

Hijo de Antonio Alcalá y María Guadalupe Prieto, Macedonio nació el 12 de septiembre de 1831 en Putla, Villa de Guerrero, Oaxaca, y vivió su infancia en medio de las labores del campo.

Durante la adolescencia encontró su pasión en la música y debido a su gran empeño y dedicación el gobierno del estado de Oaxaca le concedió una beca para estudiar música en la Ciudad de México.

De acuerdo a su perfil biográfico publicado en el sitio “web” de la Sociedad de Autores y Compositores de México, cuando Alcalá volvió a Oaxaca se integró a la Sociedad Filarmónica de Santa Cecilia, institución que daba a conocer las obras de los compositores regionales en las festividades religiosas.

Tiempo después fue nombrado director de la Banda de Música de Oaxaca y en 1850 ya tenía su propio conjunto musical, con el que se presentaba en bailes, serenatas y fiestas particulares.

El 30 de julio de 1854, Macedonio Alcalá contrajo nupcias con Petronila Palacios, con quien tuvo tres hijos: José, Soledad e Ignacio, según informa el portal electrónico “Oaxaca-mio.com”.

Fue profesor de música en la Hacienda de la Concepción y aunque profesionalmente se desarrollaba bien, la música no le permitió darle una vida estable a su familia, situación que lo llevó a caer en depresión y alcoholismo.

Fruto de esa época es el vals “Dios nunca muere” (1868), que da cuenta de la ayuda que recibió de Dios en esos momentos tan adversos.

Macedonio Alcalá, quien legó a México composiciones como “El cohete”, “Marcha fúnebre” y “Sólo Dios en los cielos”, falleció el 24 de agosto de 1869, víctima de tuberculosis.

Es el compositor del célebre vals “Dios nunca muere”, uno de los más hermosos del catálogo mexicano y que hoy es considerado como el segundo himno del estado de Oaxaca. Tan apreciada es esta pieza que el teatro más importante de la capital de ese estado lleva el nombre de su autor.

alcalá

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre sus composiciones de valses, marchas, danzas, mazurcas y pasodobles, destacan “Acuérdate de mí”, “Crepúsculo”, “Cielo y Tierra”, “Decídete”, “Isabel” y “Quiéreme así”, entre otras.( Con información de Notimex)

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.