La feria del mezcal o de Guanajuato con amor

Patricia Briseño

Oaxaca, Oax., 6 de septiembre del 2014.- El jueves pasado alrededor del mediodía a un costado de templo dominico de Santo Domingo de Guzmán, en la plazuela de El Pañuelito, un grupo de productores de maguey mezcal captó la atención de la prensa al verter sobre una jardinera descuidada litros de  mezcal supuestamente adulterado.

El presidente de la asociación Maestros del Mezcal, Abel Alcántara Hidalgo, refirió ante grabadoras, cámaras y micrófonos que la protesta tenía como  propósito requerirle al gobierno oaxaqueño recursos financieros que incentiven la siembra y producción de la materia prima de la bebida.

Entredientes  reconoció ser de Guanajuato y mencionó ser productor de maguey pulquero.

En entrevistas al azar algunos campesinos negaron  conocer a guanajuatense que minutos antes se presentó como su representante.Uno sostuvo que  había llegado invitado por un comprador al que proveen de la bebida; lo identificó como el dueño de  la marca de mezcal “Cuish” , el joven empresario, Félix Hernández Monterrosa.

“Es la primera vez que lo veo (a Abel), dicen que tiene una empresa. Pero no sé de dónde salió”, refirió Francisco García de San Luis Amatlán.

La decisión de verter los bidones de mezcal en inmediaciones de un recinto religioso resultó extraño para más de uno.

Sin embargo, para el  sedicente líder del altiplano este espacio es un lugar común  por su gusto de visitar los bares y restaurantes de la zona, entre ellos, Casa Oaxaca, donde llega invitado por sus mecenas, casualmente funcionarios del gabinete legal de la presente administración.

Durante la conferencia de prensa, Alcántara Hidalgo rechazó despojarse de unos lentes obscuros y siempre mantuvo una mano ocupada sujetando un vasito con mezcal. Una vez que lo bebía una acompañante se aprestaba a llenarlo. Fue displicente con los campesinos mientras que con la prensa se condujo con soltura.

El guanajuatense  se presentó como “representante” para exigir recursos oficiales a las secretarías de Turismo Desarrollo Económico (STyDE) y, Desarrollo Social y Humano (Sedesoh), encabezadas por José Zorrilla y Alejandro Jarquín.

No obstante, no es la primera vez que Alcántara exige recursos públicos etiquetados al combate a la pobreza y el rezago social para desviarlos a  fines particulares.

DINERO DESTINADO A LA POBREZA AL DISPENDIO EN SAN ÁNGEL

Al principio de este año, el sedicente dirigente  recibió del ex titular de Sedesoh,  Gerardo Albino González, hoy titular del Comité Estatal de Planeación, dinero para organizar una cata de mezcal, una exposición fotográfica e inventarse un certamen para  reconocer a ocho productores de la bebida.

El guanajuatense fue el jurado y también el juez.

El evento hipster se realizó en  La Fonda del  Ángel, en Altavista,  en la zona sur poniente del Distrito Federal, un restaurante tipo colonial para comensales de clase media alta y alta.

La puntada de Abel Alcántara Hidalgo fue reseñada en un comunicado de prensa del gobierno estatal. El texto resalta que la  asociación  “ Amigos del Mezcal” ( en Oaxaca, la presentó como Maestros del Mezcal) , fundada en 2012, trabaja en la realización de talleres, asambleas, así como concursos regionales.


Durante la fiesta, Abel le agradeció a su mecenas, Albino González, el apoyo a “nombre” de los artesanos del mezcal. De paso reconoció a la administración del gobernador Gabino Cué por respaldar las labores de su grupo que “tiene como única finalidad promover la organización de los productores de la bebida de los dioses”.

En esa ocasión presentó  16 grabados elaborados por el pintor Sergio Hernández así como el registro fotográfico y la compilación de información acerca de esta bebida para la supuesta elaboración de un libro de su autoría.

 ¿FUEGO AMIGO?

Sin embargo, la relación con funcionarios del gobierno y algunos jóvenes de clase media alta de la ciudad de Oaxaca y de los Valles Centrales, han servido a Alcántara Hidalgo para operar sus negocios tomando –literal– como pretexto, el mezcal.

El participa  en la marca  Cuish con  Félix Hernández Monterrosa, originario de Matatlán.  Alcántara Hidalgo es el  ideólogo mientras que Hernández Monterrosa es el socio capitalista.

Jóvenes empresarios clase media, como Hernández Monterrosa, letrados y bohemios se abastecen del mezcal orgánico que les provee la Unión de Palenqueros de Oaxaca.

El grupo hipster oaxaqueño se definen “como entusiastas del mezcal (distribuidores, vendedores, representantes regionales) involucrados con personajes influyentes dentro y fuera de la entidad”, por lo que no es extraño que su red de amistades les da estatus en el actual apogeo del mezcal dentro y fuera de la ciudad de Oaxaca.

A siete meses de su cata de mezcal en el DF, Alcántara Hidalgo demandó a Zorrilla y Jarquín – titulares de Economía y Desarrollo Social– recursos  del fondo social y económico.

¿Necesita dinero para editar su libro?, ¿Requiere una nueva cata de mezcal? o ¿Uno de sus mecenas dentro del gabinete le  ordenó exhibir a sus compañeros funcionarios?

Uno o unos promotores de fuego amigo dentro del gabinete. Líderes de poca monta que se aprovechan de la necesidad de los campesinos, a las órdenes de sus mecenas o padrinos. Ahí está el circulo perverso donde los productores del mezcal no tienen cabida.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.