Toma de antibióticos puede ser un factor de obesidad en la niñez

*Más de dos tercios de las y los niños estudiados que tomaron antibióticos antes de los dos años registraron un aumento en el riesgo de obesidad que varió de 2 a 20%.

MVS

México, DF., 30 de septiembre de 2014.- Los niñez tratada con antibióticos de amplio espectro antes de los dos años sufren mayor riesgo de padecer obesidad infantil, reveló un estudio el lunes.

La investigación publicada en la revista pediátrica de la Asociación Médica Estadounidense JAMA, halló un vínculo entre la obesidad y los antibióticos, que si bien eliminan las infecciones bacterianas también matan la microflora intestinal.

Expertos del Hospital de Niños de Filadelfia analizaron los registros de cerca de 65 mil niñas y niños que fueron tratados entre 2001 y 2013 y siguieron durante cinco años a los que fueron seleccionados para el estudio.

Más de dos tercios de la niñez estudiada tomaron antibióticos antes de los dos años. En ellos, el aumento en el riesgo de obesidad varió de 2 a 20% y fue particularmente notoria entre la niñez que había sido tratada con antibióticos cuatro o más veces antes de esa edad.

Las y los que recibieron antibióticos de amplio espectro, que ataca un gran número de bacterias, también tuvieron más riesgos de sufrir problemas de obesidad en su infancia.

“No se observó una asociación entre la obesidad y los antibióticos de espectro reducido”, indicó el estudio, que describió el uso de los de amplio espectro en niñas y niños de menos de dos años como uno de los factores que inciden en la obesidad.

El estudio pidió que se emitan directrices para limitar el uso de antibióticos y la preferencia por los medicamentos de espectro reducido.

El uso desmesurado de los antibióticos de amplio espectro también ha sido vinculado a la emergencia de bacterias resistentes a los medicamentos.

En años recientes, las autoridades sanitarias estadounidenses han estado urgiendo a las y los médicos a reducir sus prescripciones de antibióticos y han intentado educar a madres y padres para que no intenten curar virus comunes con ellos.

“Este estudio ofrece otra razón de peso para considerar cuidadosamente el uso de antibióticos y evitarlo siempre que sea posible”, dijo Patricia Vuguin, pediatra endocrinóloga del Centro Médico Infantil Cohen en New Hyde Park, Nueva York.

“Si bien el estudio es sólido, no pudo considerar otras variables que pueden haber contribuido al riesgo de obesidad, como la dieta, el ejercicio y la historia de obesidad de la familia”, añadió Vuguin, quien no estuvo involucrada en la investigación.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.