Abandona Semarnat y Profepa Museo de la Tortuga de Mazunte

Sobrevive gracias a voluntarios

**De no ser por el gobierno estatal que le ha invertido en su mantenimiento, el organismo ya hubiera desaparecido.

Félix García/Enviado

Mazunte, Oax., Octubre 2014.- El Centro Mexicano de la Tortuga de Mazunte, Oaxaca, considerado el de mayor atracción turística del pacífico mexicano, por ser el lugar de estancia y exhibición de las tortugas marinas, dulce-acuícolas y terrestres, está a punto de la inanición.

La millonaria inversión que se ha hecho en materia de investigación y preservación de las especies marinas, corre el riesgo de ir a la basura ante el descuido de funcionarios de la Secretaría del Medio Ambiente Recursos Naturales (Semarnat) y de la Procuraduría  Federal de Protección al Ambiente (Profepa) al no gestionar recursos para su mantenimiento y estudios de las tortugas.

100_0337En la reciente visita al lugar ORO División Noticias, constató que las condiciones que hace apenas unos años eran óptimas en las peceras para procurar el bienestar de las especies que se exhiben, ahora pareciera cualquier estanque de agua turbia, sin la más mínima condición de vida, lo que demuestra que ahora esas especies solo están en cautiverio.

El deterioro ambiental de flora y fauna causada por el huracán Carlota que destruyó parte del museo sigue registrando secuelas y hoy el sitio sobrevive con las cuotas que pagan quienes ingresan a observar lo poco que queda del acuario central y si a eso se suman obras inconclusas que nunca terminaron por falta de inversión, la situación es aún más caótica.

El diseño de los edificios, junto a la playa Mazunte, se caracterizaban por la combinación de materiales de construcción, modernos y típicos, de la región, pero ahora ya ni la cafetería y tienda de artesanías funcionan y solo el estacionamiento y la vigilancia, ahora quienes abarrotan el lugar son los lugareños para expender algún producto típico fuera del museo.

Lo que antes fue elogiado de este Centro Mexicano de la Tortuga como la de realizar investigación científica y tecnológica para el manejo, desarrollo y conservación de la tortuga, hoy solo es un centro de prácticas para muchos estudiantes de biología y veterinaria.

100_0325Así lo confirma el testimonio de uno de los Voluntarios de nombre José Alberto personal de apoyo, que contribuye a mantener viva las tortugas y que a veces también hacen la función de policías al acudir a vigilar y a cuidar las playas durante las noches para que no haya depredación del hombre contra las especies marinas.

“Durante el día mantenemos limpio el acuario y lavamos las tortugas, y alimentamos estas especies todos los días, yo soy originario de Puerto Angel, y vengo desde allá para apoyar en la preservación de las especies, y junto conmigo son seis personas más que hacen lo mismo que yo”.

José Alberto platica que ha participado en arribazón de las tortugas y en el conteo de las mismas, y recuerda con tristeza cuando el Huracán carlota devastó el centro y destruyó el inmueble al hacer volar láminas y al derrumbar bardas de protección y una terrible inundación en la zona.

Afortunadamente se logró restaurar el inmueble, pero ahora nadie hace nada por aportar recursos para su mantenimiento y sobrevive con lo poco que se hace a través de los voluntarios.

En este centro destacan las piletas de observación de tortugas jóvenes y adultas; piletas de crías, zonas de incubación natural, sala de incubación cerrada, sala de usos múltiples y el jardín de las cactáceas, que ahora piden a gritos un proceso de mantenimiento, cuyas instalaciones abarcan en promedio unas cuatro hectáreas.

Elsa Alicia Aquino Rojas, pasante de Veterinaria, también voluntaria en el Museo de la Tortuga, platicó con Oro División Noticias sobre su quehacer en ese lugar.

100_0316 “Estoy  aquí todos los días desde muy temprano, llegamos para lavar las piscinas, alimentar a las tortugas, y vigilamos que los visitantes no metan las manos para no contaminar a las tortugas, porque a veces traen loción, bloqueador u otras sustancias y pueden tocar cualquier otra cosa que pudiera estar contaminada y ponen en riesgo la salud de las tortugas”.

La apatía y el desinterés de quienes representan al Gobierno Federal en Oaxaca, entre ellos la Semarnat y Profepa, podrían llevar al traste estudios e investigación que se ha hecho para preservar la Tortuga marina en la costa de Oaxaca, el centro sobrevive gracias a la labor social que realizan estudiantes y voluntarios que acuden todos los días a atender a las tortugas.

Uno de los empleados del Museo Eder Omar Campos González, médico veterinario y encargado del área de sanidad del museo, platica ante los micrófonos de su función y labor en ese sitio.

Nuestra función es tratar de recuperar especies que están en peligro de extinción, actividad en la que contribuyen enormemente los pescadores para salvar a las especies, y en los últimos tres meses hemos logrado salvar unas diez especies marinas quienes han confundido como alimentos una gran cantidad de plásticos que llegan al mar al confundirlas con medusas que son sus alimentos naturales.

En este centro aún se pueden observar especies como la Lora, Golfina, Carey y Prieta, pocas porque lo que el centro hace es solamente atenderlas y luego las liberan, se convierte el centro en un lugar de paso para estas especies.

El Centro registra una obra inconclusa que dejó abandonado el gobierno federal desde hace dos años y el único que está invirtiendo es el gobierno estatal para el mantenimiento de este centro.

La insensibilidad de funcionarios de la Profepa que dice proteger las especies contrasta enormemente con el objetivo del Centro Mexicano de la Tortuga obra realizada por el gobierno de la República para el estudio y preservación de la biodiversidad y que se entregó para el beneficio de la nación hace 20 años en Septiembre de 1994.

Hay que destacar que el Centro Mexicano de la Tortuga, no solo enfrenta la indiferencia de los funcionarios federales en turno, sino que existen muchos otros factores graves como es la venta ilegal de huevos, enfermedades propias de las tortugas y los depredadores como la pesca y la contaminación, el cambio climático y la venta indiscriminada y destrucción de su habitad natural.

El hecho es que las áreas creadas ex profeso para la preservación y estudios de las especies marinas como son el Área de Investigación, Área de Difusión y Promoción, Área Acuarística y Laboratorio de Monitoreo, dejaron de funcionar y hasta el momento nadie quiere decir que fue lo que sucedió, aunque en voz los últimos trabajadores dejaron de canalizarles recursos a ese centro.

Lo que en su momento fue un ejemplo sobre el “Desarrollo Comunitario Sustentable”, porque en Mazunte pasó de ser un lugar de sacrificio y destrucción de tortugas, ahora solo es un lugar en abandono y los lugareños mantienen su esfuerzo por preservar el sitio, sin embargo la Semarnat y la Profepa los han dejado a su suerte, por falta de presupuesto para el mantenimiento del centro.

El Centro Mexicano de la Tortuga, Museo Vivo de esa especie, pide a gritos que alguien voltee los ojos hacia la zona para que refuercen la labor de los habitantes de Tonameca, donde a pesar de su abandono aún se puede disfrutar de la tranquilidad de sus aguas y su selva tropical.

100_0333

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.