Abunda comida chatarra en loncheras de infantes de educación básica

Notimex

México, DF., 7 de octubre de 2014.- La comida chatarra abunda en las loncheras de las y los niños de preescolar y primaria, por lo que proponen la creación de programas de intervención dirigidos a madres y padres sobre el contenido de almuerzos saludables, informó la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

En un comunicado la institución abundó que lo anterior, de acuerdo con un estudio elaborado por académicos de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

En ese sentido, la investigadora de la UABC e integrante de la AMC, Montserrat Bacardí Gascón, que encabeza dicho proyecto, precisó que es necesario documentar el efecto del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria expedido en 2010 por la Secretaría de Salud (SSA), para combatir el exceso de peso en los infantes.

Explicó que no se cuenta con un registro sobre los hábitos de consumo de las y los  menores y la disponibilidad de alimentos en sus escuelas.

Por lo anterior, investigadores de la UABC analizaron los refrigerios que llevan niñas y niños a la escuela, así como los alimentos que se venden en los centros de estudio.

El estudio se llevó a cabo en ocho escuelas de Tijuana, Baja California, con 172 niños de preescolar y 496 de primaria en sus seis grados; además, se aplicaron encuestas a madres y padres de familia.

Lo anterior, expuso, para buscar la regulación de los alimentos que se comercializan afuera de las instituciones educativas, así como prohibir la presencia de ambulantes en un área de 200 metros.

Detalló que de acuerdo con información recabada de dicho estudio, de manera general, las loncheras incluyen comida chatarra, con una carencia de agua sin saborizantes, verdura, fruta o alimentos preparados según las recomendaciones sanitarias.

Además, más de la mitad de la niñez encuestada compra comida y productos procesados dentro de la escuela y al salir de ésta 53 %  de preescolar, 45 % de los primeros grados de primaria y 28 % de tercero a sexto consume alimentos clasificados como no saludables.

La especialista comentó que se solicitaron recursos al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para continuar con este proyecto y ampliar el número de escuelas participantes para determinar el contenido calórico de lo que consumen infantes en el país y explorar las barreras que existen para comer saludable.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.