Adolescentes con alimentación balanceada logra personas adultas sanas

Redacción

Oaxaca, Oax., 25 d eoctubre del 2014.- De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), la prevalencia de sobrepeso y obesidad en adolescentes oaxaqueños de 12 a 19 años, incrementó de  24.9 % en 2006,  a 26.7% en 2012, por ello las autoridades en materia de salud proponen a padres y madres de familia a combatir este problema de salud pública causados por consumir más comida de la que el organismo necesita, o bien, con elevados contenidos de grasa, sal y azúcar, además de evitar el sedentarismo.

 Lo más grave de la obesidad, señala los Servicios de Salud en el estado de Oaxaca,  es que aumenta las posibilidades de sufrir diabetes, enfermedad crónico degenerativa que por el exceso de azúcar daña el funcionamiento del corazón, páncreas, ojos y riñones, además de provocar la hipertensión arterial.

 Asimismo enfermedades cardiovasculares, debido a que las grasas pueden causar que las venas y arterias se tapen porque se acumulan en la sangre y otras consecuencias como: asma, problemas con los huesos y articulaciones, alteraciones en el sueño, desánimo, cansancio y dificultad para practicar deportes.

Por tales razones recomiendan crear hábitos saludables como: comer verduras, frutas, cereales integrales, tomar ocho vasos de agua pura al día y realizar 60 minutos de actividad física, ayudarán al crecimiento y desarrollo con la energía necesaria para cumplir correctamente las actividades diarias.

 Durante la infancia y adolescencia los micronutrimentos son necesarios para proteger de enfermedades, entre los que destacan las vitaminas A, B, C y ácido fólico, así como los minerales: hierro, yodo, calcio y zinc.

 La salud es una responsabilidad compartida, por lo que se insta a las y los responsables de familia poner especial atención en la alimentación de los más jóvenes y acudir a la unidad médica en caso de cualquier síntoma de enfermedad.

De acuerdo con los SSO, las Estrategias de prevención en cada una de las etapas son las siguientes:

  Antes del nacimiento

 *Prevenir una Nutrición materna inadecuada, deficiente o excesiva y el bajo peso al nacimiento.

 En la Infancia:

 * Promover una lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y recibir una alimentación complementaria  adecuada a partir de los 6 meses de edad.

*Promover actividad física y los hábitos alimentarios correctos.

*Los padres o responsables deben reconocer que la obesidad es una enfermedad que debe prevenirse y tratarse.

  En la Adolescencia:

 *Promover actividad física y evitar el sedentarismo.

*Promover hábitos alimentarios adecuados especialmente en el consumo de verduras y frutas.

*Prevenir el tabaquismo y el consumo de alcohol.

*Mejorar el entorno familiar.

* Establecer horarios de comida.

*No saltarse ningún tiempo de comida.

*No ver televisión durante las comidas.

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.