Pide padre de familia garantizar integridad de sobreviviente oaxaqueño en Iguala

Patricia Briseño

Oaxaca, Oax., 07 de octubre del 2014.- Garantizar la integridad física de heridos y familiares de víctimas en Iguala, Guerrero, demandó el padre de uno de los normalistas de origen oaxaqueño a las autoridades federales, estatales y organismos de defensa de los derechos humanos.

Nicolás Andrés Juan, originario de San Francisco del Mar y papá de un alumno lesionado por un balazo requirió  al gobernador, Gabino Cué Monteagudo, participar activamente con las víctimas de los hechos violentos ocurridos el 26 de septiembre en la entidad vecina.

Consideró que el gobierno de Oaxaca debería de ponerse en contacto con los familiares de los oaxaqueños, alumnos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, para recibir las peticiones, procurar una mejor atención médica, y vigilar que se les brinde garantías sobre su seguridad a los sobrevivientes.

El gobierno de Oaxaca -manifestó- tendría que revisar con su similar de Guerrero si entre los desaparecidos están jóvenes de alguna de las ocho regiones del estado.

“Yo sé que hay muchos alumnos de origen oaxaqueño, alguna vez, me lo comentó mi hijo”, comentó vía telefónica.

El también profesor de educación primaria refirió que la vigilancia es insuficiente en el Hospital General “Jorge Soberón Acevedo”, a pesar de que la Gendarmería asumió en la víspera la seguridad municipal.

En relación al estado de salud de su primogénito, de 18 años de edad y estudiante de tercer grado de la licenciatura de Educación Primaria dijo que los médicos lo reportan como delicado luego de una cirugía sin embargo requiere otra que deberán realizarle en la Ciudad de México.

“Los médicos de aquí (Iguala) lo estabilizaron, ahora se requiere la reconstrucción”

Según las autoridades, no existen las condiciones para salir del municipio pero tampoco para salir a la calle.

En entrevista con este medio informativo comentó “su hijo recibió un impacto de bala que le atravesó parte de la cara provocándole el desgarre del paladar, la dentadura, y parte de la nariz.

“Un paramilitar le dio el balazo”, asentó.

Al igual que otros hombres y mujeres, el oaxaqueño de la etnia huave permanece en la sala de espera del Hospital General de Iguala, aguarda el reporte médico.

“Llegué del Istmo de Tehuantepec desde el domingo 28 de septiembre, un día después que me enteré que mi muchacho estaba herido e internado en este Hospital, desde esa fecha no me he movido de aquí”, mencionó.

A lo largo del día, el profesor recibe llamadas y mensajes  solidarios de sus allegados, quienes lo animan a no decaer y mantenerse firme en este momento amargo.

No obstante, existe temor fundado del peligro al que están expuestos los pacientes en recuperación junto con sus familiares.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.