Reciben a caravana de protesta por desaparición de 43 normalistas

MVS

México, D.F., 20 de noviembre del 2014.- Han salido a las calles del Distrito Federal cientos de personas sin agrupación o partido que con veladoras, cartulinas, pancartas y hasta mojigangas o antorchas, han salido a recibir a la caravana de estudiantes de la escuela “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa y a los padres y familiares de los 43 normalistas rurales desaparecidos para exigir justicia y, al señalar que  cadena de los agravios que enfrentaron hace 56 días los jóvenes se rompe con policías municipales, reclamar que fue el estado, como un par de músicos que tomaron la música como vía de expresión de su inconformidad.

Con guitarra en mano, un joven artista señaló que con su voz, “quiere decirle al mundo que en México no se respeta la vida de los jóvenes, ni de los campesinos ni del pueblo en general… La lucha sigue, no hay que dejarnos,” comentó para continuar su marcha por avenida Juárez.

“Los normalistas de Ayotzinapa cumplieron el requisito indispensable para haber sido reprimidos: ser pobres y ser hijos de campesinos; esto se tiene que penalizar y todas las desapariciones tienen que ser investigadas”, se escuchaba desde el altavoz; en ello coincide Perseo Quiroz, de Amnistía Internacional quien también marchó en el contingente.

“Decir que las manifestaciones pretenden desestabilizar el proyecto de nación cuando lo que hemos visto es que México está desestabilizado desde hace muchos años con 80 mil muertos -por violencia- 22 mil desaparecidos,un 600% de aumento de -casos- de tortura; estas cifras te presentan una situación de degradación de los derechos humanos en el país.” Si la actual administración no lo reconoce, apunta Quiroz, “las manifestaciones van a seguir; urgen pasos concretos como explorar una ley de desaparición forzada, aceptar la jurisdicción del Comité de Desaparición Forzada de la ONU y reconocer la desaparición forzada como un delito; además de deben asignar recursos efectivos a las políticas públicas del estado en favor de los derechos humanos, a las que no se les ha dado ni el respaldo político ni el respaldo económico,” concluyó

Entre batucadas y tambores que hacían de las consignas canciones, también se sumaron los danzantes con sus ropajes prehispánicos y sus silbidos de caracol, para cerrar la marcha poco más de tres horas después de que arrancó el primer contingente.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.