Recomiendan lactancia materna como vacuna contra neumonía

Notimex

México, DF., 11 de noviembre de 2014.- La neumonía es una infección que provoca el mayor número de ingresos hospitalarios, afecta a 1.1 millones de menores de cinco años en el mundo, y los casos se incrementan, principalmente, en países en vías de desarrollo.

La prevención de esta alteración a la salud se puede evitar con la lactancia en los primeros seis meses de vida, ya que a través de la leche materna se transmiten anticuerpos que protegen a las y los recién nacidos, afirmó el doctor Luis Clemente Jiménez Botello.

El especialista en enfermedades respiratorias detalló que además de la leche materna es muy importante limpiar las superficies que se tocan a menudo, toser o estornudar en un pañuelo desechable o en la parte interior del codo o la manga.

“Las gotitas que se ven a contraluz cuando una persona estornuda o tose pueden provocar enfermedades respiratorias que van desde un resfriado hasta una neumonía”, comentó.

En el marco del Día Mundial Contra la Neumonía (12 de noviembre), el profesor de la Escuela de Medicina del Tecnológico de Monterrey explicó que esta enfermedad es una infección de los pulmones, donde, en la mayoría de los casos, los alvéolos (cavidad de los pulmones) se llenan de alguna secreción líquida, que puede causar la afección de leve a grave en las personas.

Puntualizó que la niñez y personas adultas mayores son más propensas a esta enfermedad porque sus defensas son bajas y cualquier cambio brusco de temperatura puede causarles neumonía.

Los signos de esta enfermedad pueden incluir tos, fiebre, fatiga, náuseas, vómitos, respiración rápida o dificultad para respirar, escalofríos o dolor en el pecho.

“Estos son síntomas que no se pueden pasar por alto y hay que llevar al paciente inmediatamente al hospital para que sea atendido lo más pronto posible.

“El hecho de que esta enfermedad sea más propensa en infantes menores de cinco años y en las personas mayores de 65, no quiere decir que las personas que estén entre esta edad no les pueda dar (neumonía), claro que también son propensas más en aquellos que fuman o que tienen asma”, resaltó.

Reveló que del 1.1 millones de menores de cinco años con neumonía, uno de cada cinco mueren al año en el mundo,

Jiménez Botello explicó que hay dos tipos de neumonía, la adquirida en la comunidad, “esta puede darle a cualquier persona y está ligada a las estaciones del año y al descenso de temperatura”.

Y la hospitalaria, que es la más agresiva y resistente a los antibióticos, “y nos cuesta más trabajo y cuidados aliviar al paciente, en este caso es más probable que el enfermo fallezca”, alertó.

Este 12 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Neumonía por lo que el especialista exhortó a la ciudadanía, principalmente la que vive en zonas con temperaturas frías, a que se vacunen, que tengan una alimentación adecuada, rica en vitamina C, así como buena educación de higiene y que se abriguen lo suficiente para no sentir frío.

Indicó que pese a que en México hay campañas para evitar la neumonía y las suficientes dosis de vacunas contra el neumococo, “desafortunadamente no todas y todos los menores de cinco años, ni personas mayores de 65, acuden a vacunarse y así contrarrestar las posibilidades de contraer neumonía”.

Recalcó que la neumonía es una enfermedad cara y que si la o el enfermo no cuenta con asistencia social, un seguro de gastos médicos mayores o seguro popular, el gasto es “catastrófico” para la familia ya que se puede ir más de la mitad del sueldo mensual, “en dado caso de que haya ingresos, pues hay familias que no cuentan con empleo”.

Recordó que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) implementaron, en 2013, un nuevo el Plan de Acción Mundial para la Prevención y el Control de la Neumonía (GAPP).

El cual tiene como objetivo acelerar el control de la neumonía combinando diversas intervenciones de protección, prevención y tratamiento.

Ese plan es para proteger a las y los niños de la neumonía, a través de la promoción de la lactancia, el hábito de lavarse las manos y reducir la contaminación del aire, cumplir con el cuadro de vacunas de acuerdo a la edad.

Procurando que todas y todos los niños enfermos tengan acceso a una atención sanitaria correcta, que reciban los antibióticos que necesitan para sanar.

El especialista agregó que apegarse al tratamiento llevará a una recuperación satisfactoria y más rápida, ya sea en menores de cinco años o adultos mayores de 65 años.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.