Urge artista a disminuir la desigualdad en la infancia

Notimex

México., 28 de noviembre de 2014.- Aunque la Convención de los Derechos del Niño ha cambiado la vida de muchos de ellos en los últimos 25 años, aún persiste la desigualdad, origen de la mayoría de las violaciones a esos derechos, advirtió la fotógrafa española Isabel Muñoz.

De visita en México para la clausura de su muestra fotográfica Infancia, auspiciada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), reconoció en entrevista con Notimex que gracias a la Convención, hay mayor conciencia sobre la necesidad de garantizar esos derechos.

Y gracias a ello, se han logrado avances significativos en muchos países, entre ellos México, donde ha disminuido en 50% la mortandad de infantes entre uno y cinco años de edad, ha aumentado la cobertura escolar y se han dado grandes avances en vacunación.

Sin embargo no todo son cifras, sino que se trata de seres humanos. En ese sentido, advirtió que en esta muestra fotográfica es un “mapa del mundo”, donde se ve a los países a través de infantes retratadas y retratados en su dignidad y en sus “lugares especiales”.

Explicó que en el caso de México, se observan grandes avances, aunque todavía hay retos importantes como la desigualdad y la violencia, que va en aumento.

Además sostuvo que luego de ver a infantes en distintos países, le queda claro que a pesar de que vivimos en un mundo globalizado, o precisamente por eso, es necesario preservar las tradiciones locales, lo cual forma también, de los derechos de los infantes.

Aunque las condiciones en cada país son distintas, la Convención de los Derechos de los Niños otorga un piso mínimo de derechos que todos los menores deben tener y en muchas naciones “damos por hechos” pero es necesario luchar para que en todo el mundo se garanticen.

Por ejemplo, el derecho a la identidad, que podría cambiar la vida de muchos menores.

Citó el caso de una de las niñas que fotografió, de nombre Rosy, quien se perdió en Nueva Delhi a los tres años de edad y aunque tuvo la suerte de ser llevada a una casa hogar católica donde le dieron educación y cobijo, jamás pudo encontrar a su madre, por carencia de registro de nacimiento.

Si esa niña hubiera gozado del derecho a la identidad, habría tenido una vida distinta. Y como esos, hay otros derechos que se deben de garantizar como la salud, la nutrición, el juego o la educación, este último, el que las y los propios niños identifican como el más importante.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.