Exiges obispos y cardenal justicia por sacerdote asesinado en Guerrero

MVS

México, D.F., 26 de diciembre de 2014.- Con un “basta ya, no queremos más muertes, no queremos más sangre, no queremos más desaparecidos” los obispos de la Conferencia del Episcopado y el cardenal, Norberto Rivera Carrera condenaron el asesinato del sacerdote, Gregorio López cuyo cuerpo  fue localizado con un impacto de bala en la cabeza la tarde del jueves 25 de diciembre, cerca de  Ciudad Altamirano con el municipio de Arcelia, Guerrero.

Entrevistado por Noticias MVS, Javier Castrejón Flores, Párroco en Catedral de la Diócesis de Ciudad Altamirano y Vicario Judicial dijo que la iglesia sólo ha solicitado a las autoridades dar respuesta a este y otros  tres asesinatos de sacerdotes registrados en Guerrero, pues hasta el momento no se han esclarecido.

Señaló que aunque se investigan los hechos, no se  aclara el móvil que pudo originar su asesinato aunque lo atribuyó a un asalto debido a la colecta diocesana que se realizaba para la compra de alimentos.

Subrayó que el sacerdote nunca participó en ninguna reunión de grupos de autodefensa como se ha dicho ni tenía posiciones que buscaran la violencia en el estado.

Y es que de acuerdo con los reportes de la Unidad de Investigación del Centro Católico Multimedial, la lista de los agentes pastorales que han perdido la vida de modo violento de 1990 a 2014, la encabeza un cardenal, 34 sacerdotes, un diácono, tres religiosos,  cinco laicos y una periodista católica.

Y en los dos primeros años de la administración del gobierno  Enrique Peña Nieto, se tiene registro de ocho sacerdotes asesinados, y dos aún continúan desaparecidos.

En Guerrero se han registrado tres asesinatos de sacerdotes, uno de ellos fue  el caso  de Habacuc Hernández Benítez asesinado el 13 de junio del 2009, acribillado junto con los seminaristas Eduardo Oregón y Silvestre González.en Arcelia, Guerrero.

Otro caso más es el de John Ssenyando de origen Ugandés, trabajaba en la Diócesis de Chilpancingo- Chilapa, Guerrero. Fue levantado y secuestrado en el poblado de Nejada, Guerrero, el 30 de abril de 2014 y encontrado en una fosa común  en la comunidad de Cocula, Guerrero.

A estos casos se suma el del padre  José Ascención Acuña, levantado y secuestrado el 21 de Septiembre de 2014 y encontrado muerto en el río Balsas dos días después muy cerca del pueblo de Santa Cruz de Las Tinajas, en el municipio de San Miguel Totolapan, parte de la región de Tierra Caliente de Guerrero.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.