La comida oaxaqueña al Vaticano

Patricia Briseño

Oaxaca,Oax.- 14 de diciembre de 2014.- La comida oaxaqueña, conocida por su variedad , tradición y creatividad, fue degustada por  turistas y peregrinos que visitaron  el Museo del Vaticano en  Roma, Italia,  donde artesanas y artesanos de Oaxaca  exponen su trabajo en la representación del nacimiento que año con año se organiza en la Santa Sede para festejar la Navidad.

unnamed-1944El reconocido chef oaxaqueño, Alejandro Ruiz Olmedo, fue el responsable de presentar la muestra de los platillos representativos de las ocho regiones que conforman Oaxaca.

En entrevista, resaltó que la participación de la delegación oaxaqueña en uno de los recintos culturales más importante del mundo, es la oportunidad para mostrar  el mosaico pluriétnico  y cultural de Oaxaca que lo distingue por su creatividad  como pueblo cultural de México y América Latina.

Siempre sencillo y amable reconoció la apertura la Secretaría de Relaciones Exteriores de respaldar la iniciativa del gobierno estatal para  “ofrecer los sabores auténticos de nuestra tierra” durante la apertura de la exposición del nacimiento monumental que incluye un mil 200 piezas artesanales elaboradas por 142 familias originarias de 25 municipios oaxaqueños.

A Ruiz Olmedo lo acompaña Deyanira Aquino, cocinera tradicional zapoteca, conocida dentro y fuera del estado, por su entusiasmo en el rescate, promoción y cuidado de la gastronomía de la región del Istmo de Tehuantepec.

Ambas personalidades  unieron  su talento de manera magistral  para preparar y después ofrendar –a manera de Guelaguetza—una variedad de sabores, olores y colores representativos del inagotable mosaico culinario oaxaqueño.

Para el chef Alejandro, “en Oaxaca, la comida, tiene un significado profundo al considerarse una extensión de la cultura de los pueblos”.

En Oaxaca, dijo,  las celebraciones  siempre van acompañadas por música,  danza, vestidos coloridos y comida; son símbolo y expresión de la hospitalidad.

La degustación de platillos oaxaqueños en el Museo del Vaticano comprendió  unos 4 mil bocadillos. Pasando por sus moles, tamales, chapulines y maíces, transformados en tortillas y tostadas.

Los comensales apreciaron  las garnachas del Istmo y las  tostadas con chileajo del Valle de Oaxaca

Entre la mesa decorada con papel picado hubo totopos,  taquitos dorados de pato con mole coloradito, taquitos de chile relleno y estofado istmeño

También ofrecieron aguas de limón con chía y horchata; los postres preparados para esta ocasión fueron: mousse de chocolate oaxaqueño, dulce beuu, arroz con leche y dulces regiones. La degustación incluyó mezcal y su coctelería.

El chef Ruiz Olmedo comentó que el embarque de los alimentos no perecederos ocurrió en noviembre pasado; junto con el flete de las piezas artesanales.

Reconoció la ayuda brindada por la chef acapulqueña , Diana Beltrán Casarrubias, propietaria del restaurante de comida y antojitos mexicanos “La Cucaracha”, localizado atrás del Museo Vaticano y la Capilla Sixtina.

Mencionó que Beltrán Casarrubias goza de la confianza de la jerarquía eclesiástica y de la diplomacia mexicana.

 “Diana, nos auxilió en la logística,  en la preparación de los alimentos, facilitó su cocina y dispuso de personal para lograr que el evento “ Navidad en el Vaticano”, con Oaxaca, como invitado, resultara un éxito”, finalizó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.