Posadas recrean la forma de evangelizar

*Si no hay excesos, sentido festivo de posadas no contraría origen religioso: Iglesia Católica de Oaxaca

Maira Ricárdez

Oaxaca, Oax., 17 de diciembre de 2014.- De acuerdo con la tradición, las posadas, dedicadas a conmemorar el peregrinar de José y María por los rumbos de Belem, se comenzó a celebrar en México desde tiempos de la Colonia.

Según los relatos, María, acompañada de su esposo José, caminó desde la ciudad de Nazaret a Belem para cumplir con sus obligaciones fiscales.

Nueve días les tomó arribar a su destino. Al llegar, la virgen estaba a punto de dar a luz a su hijo Jesús. Al ser rechazados del mesón y de varios hogares, tuvieron que refugiarse en un establo que unas personas les habían ofrecido.

Este es el pasaje conocido ahora como Las Posadas, se conmemora en varios países del mundo, en donde se profesa la fe católica, durante los nueve días previos a la “nochebuena”.

Las posadas recrean la forma de evangelizar a las primeras personas cristianas de la Iglesia Católica en México, dijo el sacerdote Alejandro Rodríguez, titular de la Iglesia del Exmarquesado.

Según el sacerdote, los peregrinos representan las necesidades de las personas y albergarlos significa acoger al niño Jesús en los corazones.

El también ecónomo del Arzobispado de Oaxaca recordó el significado de algunos elementos indispensables en estas actividades tradicionales de diciembre; por ejemplo las piñatas que originalmente eran de siete picos en representación de los siete pecados capitales y que al golpearlos y romperlos la persona cristiana los destierra, para recibir abundancia y bendiciones.

De la misma manera, la venda al momento de pegarle a la piñata representa confianza en la fe católica.

La fruta simboliza la gracia de Dios derramada al destruir el pecado, es decir al romper la piñata. La colación, que se acostumbra dar en aguinaldos, es símbolo de comunión. Ofrecer ponche o algún alimento es signo de que se comparten los bienes.

Para finalizar, el padre Alejandro dijo que las posadas son una de las celebraciones que sirven para unir familias y comunidades, además de una oportunidad para prepararse para la Navidad.

La posada tiene, pues, el sentido de convivencia y relaciones humanas que se ha perdido en este tiempo. No está peleado el sentido festivo con el religioso, remarcó, siempre y cuando no se llegue a los excesos y se respete el sentido original de convivencia en aras del bienestar.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.