Desmiente Comisaría Municipal robo de cabello en Central de Abasto

Maira Ricárdez

Oaxaca, Oax., 14 de enero de 2015.- La Comisaría de Seguridad Pública Municipal, descartó este miércoles el robo de trenzas de cabello en la zona de la Central de Abasto en la capital oaxaqueña, esto luego de que trascendió que en esta zona comercial, en las últimas horas delincuentes con tijera en mano, habrían despojado a mujeres de su cabellera prolongada, para luego darse a la fuga.

Héctor Sánchez, comandante del sector, dijo que hasta el momento no hay reporte alguno sobre este tipo de hechos, además de que en la zona se mantiene un operativo permanente de seguridad y no hay conocimiento de un solo caso.

Comentó que hace años se dieron casos en Oaxaca, asimismo expresó que el robo de trenzas era un delito cometido para un lucro comercial en el que las y los delincuentes vendían el cabello a quienes se dedican a la confección y venta de pelucas naturales, sin embargo en las últimas fechas, el delito no se ha dado en Oaxaca, reiteró.

Héctor Sánchez aseguró que en la Central de Abasto se mantiene un operativo de seguridad permanente, dados los índices delictivos ahí registrados, y si alguna persona fuera víctima del “hampa” debe auxiliarse de inmediato de las y los uniformados.

“Si las y los uniformados no atendieran la emergencia, hay una Fiscalía Interna de servidores públicos, que sanciona de manera severa cualquier omisión en que incurrieran las y los uniformados”, externó el funcionario.

Como contexto del tema, en Maracaibo, una ciudad costera de Venezuela, son conocidas como pirañas las ladronas rápidas, que según la población, atacan cada vez con mayor frecuencia a las mujeres para robarles el cabello.

El común denominador entre las víctimas es que todas tenían el cabello largo, hasta que las ladronas se los cortaron con unas tijeras; además de que los reportes decían que ocurría en el Centro, en la playa o en el centro comercial, en donde hay muchas jóvenes, y el robo se daba cuando las ladronas las tomaban por el cabello, sacaban unas tijeras y se los cortaban, para luego venderlo en los salones de belleza o en peluquerías.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.