Especialista sugiere ayuda profesional a personas controladoras

Redacción

Oaxaca, Oax., 10 de enero de 2015.- Personas con personalidad controladora deben recibir ayuda profesional porque los puede llevar a situaciones agresivas o abusivas, al aislamiento y la infelicidad, afirmó la especialista Esmeralda Yelisse García Ortega.

 La psicóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)  recomendó buscar ayuda profesional cuanto antes, para evitar incurrir en dichas conductas, porque el trasfondo de este tipo de personalidad casi siempre conlleva dolor emocional y otros temores.

“Quizá fueron personas muy controladas por otros o que los criticaban mucho, entonces buscan la perfección, otro factor interno puede ser el miedo al fracaso, aunque aparentemente sean exitosos, así como un dolor añejo que puede ser ante una pérdida”, puntualizó.

Explicó que estas personas suelen prohibir o restringir aspectos de la vida de otros con los que conviven en distintas relaciones ya sea de pareja, de padres e hijos o viceversa, de superiores con subordinados, incluso, de compañeros de trabajo o escuela.

Las personas controladoras, indicó García Ortega, existen en todo tipo de relaciones humanas y otro rasgo que define su personalidad es que son narcisistas, les gusta ser centro de atención y sobresalir ante los demás.

Además, suelen ser desconfiados, sostenerse a sí mismos y a los demás, tienen la razón en todo y no aceptar un “no” por respuesta, dado que eso rompe sus planes previamente elaborados, indicó la experta.

Asimismo, son agresivos cuando persiguen su objetivo de someter y hacer que las cosas y las personas sean como ellos desean e, incluso, incurrir en abusos físicos, psicológicos o hasta sexuales, o bien pueden utilizar otros “disfraces” como la manipulación.

“Por lo contrario pueden ser muy generosos para hacer que las personas sientan una especie de deuda hacia ellos o utilizar el chantaje para generar culpa en el otro sujeto”, agregó.

No obstante, dijo, sus relaciones pueden ser duraderas y hasta cierto punto sólidas, debido a que existen individuos que desean patológicamente ser controladas y que asumen el rol de víctimas, pero que permanecen en este tipo de relación nociva.

De igual forma, existen vínculos en donde ambas personas son controladoras aunque uno en menor grado, sin embargo la lucha por el poder y ego los lleva a mantenerse juntos.

La especialista indicó que por lo regular las personas que son mentalmente y emocionalmente sanas se pueden percatar de las actitudes del controlador y desligarse de él, al principio de la relación.

Destacó que alguien que se encuentra ligado con un controlador, dejará de hacer lo que a él le satisface por dar gusto al otro y no tener conflictos, modificará su plan de vida con base en las demandas de quien lo controla y se sentirá asfixiado.

En cuanto al controlador, sostuvo, el cambio sí se puede realizar, la terapia psicológica le permitirá buscar la raíz del problema y trabajar emocionalmente para sanarlo, con ello podrá modificar actitudes nocivas o enfermizas hacía él mismo y hacía los demás.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.