La revolución del balón naranja

Adán Sandoval

Oaxaca, Oax., 23 de enero de 2015.- Efrén es un niño de casi 1.75 metros de altura, en este 2015 cumplirá los 13 años, originario de Cuilapam de Guerrero, “El mala”, como le dicen sus compañeros, es parte de la Academia de Basquetbol Indígena de México (ABIM), agrupación que en estos momentos causa furor en tierras germanas.

Efrén se ríe cuando le pregunto por qué le dicen “El Mala”, baja la mirada un poco apenado y me cuenta aún con esa voz de pre adolescente… “es que el año pasado cuando viajamos a Barcelona, mi equipaje se perdió en París, por eso el profe Sergio me puso el ‘Mala suerte”, con ese candor relata la anécdota de cómo se ganó su apodo, el cual acepta con gusto.

Pero su mala suerte, si es que así se puede llamarle, cambió precisamente el año pasado, cuando los entrenadores de la ABIM lo vieron en los juegos escolares de nivel primaria, un poco desperdiciado, su entrenador decía que a pesar de su estatura no poseía las cualidades para este deporte, pero en menos de un año Efrén Martínez Merín visitó Barcelona, Londres, Uruguay y Los Ángeles, gracias a sus cualidades en el basquetbol y su disciplina para desarrollar sus aptitudes.

Hasta hace unos seis años, hablar de la región triqui era por default hacer referencia a la violencia, a la disputa de castas que se ha escenificado por generaciones enteras, o bien a la venta de niñas -disfrazada de dote-, para “matrimonio” o de la pobreza y desnutrición que padece este pueblo indígena que “…se sitúa al Noroeste del estado de Oaxaca, formando una isla cultural en medio del vasto territorio mixteco”. (El Colegio de México, 2010, Trique, Diccionario del Español de México).

La revolución del balón naranja

Pero desde hace cuatro años “un loco del balón naranja”, como así mismo se define, sé dio a la tarea de cambiar ese concepto en esa región; Sergio Ramírez Zúñiga, ex jugador de basquetbol, un día decidió dejar el confort de su vida en la capital del país para adentrarse en esas montañas del estado de Oaxaca, lo que encontró es de todos sabido: violencia, pobreza, analfabetismo y migración.

Sin embargo hoy al hacer mención de los triquis de inmediato la imagen que viene es la de esos niños descalzos jugando basquetbol, ante equipos con integrantes mejor nutridos, más altos y mejor uniformados o bien “cascareando” con los jugadores de la NBA; su fama ha dado la vuelta al mundo, a pesar que en sus inicios -aún todavía- reciben críticas por que los niños juegan sin calzado.

La explicación -y es la que muchas personas no comprenden o no quieren comprender– es que esos niños antes de pensar en usar zapatos lo que les preocupa en su región es alimentarse, después calzar tenis, de esa manera el profesor Sergio Zúñiga construyó un proyecto con base en estudios, deporte, fortalecimiento de los valores familiares, además de preservar la lengua materna.

Y el éxito se ha proyectado tanto a nivel nacional como internacional este 2014  Sergio Zúñiga fue galardonado con el Premio Nacional del Deporte, la ABIM recibió por parte del Comité Internacional del Fair Play el Premio del Presidente del COI para la Juventud, que se le otorga a un atleta o un equipo de menores de 20 años, por un gesto de juego limpio.

La revolución se dio a través del basquetbol, uno de los deportes más practicados en Oaxaca, que tiene en su enseñanza muchos aspectos didácticos que Sergio Zúñiga y su grupo de entrenadores han sabido adaptar en un grupo indígena que ahora es modelo en todo México.

Gracias a esos triunfos, a esos resultados el Gobierno Federal se comprometió a construir tres unidades deportivas para la ABIM, la primaria Vicente Guerrero del Fraccionamiento El retiro, ya tiene una cancha, con duela, techada, tableros abatibles y reloj electrónico.

Actualmente se construye una unidad deportiva en la Comunidad El Rastrojo, misma que se tiene planeada que se inaugure en el mes de mayo, mientras el gobierno Oaxaca no puede terminar uno de los seis “polideportivos” que se prometieron por año, la región triqui antes de que termine este sexenio tendrá dos unidades deportivas, equipadas y acondicionadas para darle continuidad a este proyecto.

Equipo viajero  

Santa María El Tule-DF-Los Ángeles- DF-Teziutlán-Santa María El Tule, así fue el cierre e inicio de años para 17 integrantes de la ABIM.

Antes de finalizar el 2014  Anselmo de Jesús Celestino, Isaías Merino de Jesús, Leonardo Martínez de Jesús, Braulio Merino González, Efrén Martínez Merín, Néstor Gómez Cruz, Quirino Merino Salvador, Melquiades Ramírez de Jesús, Tobías de Jesús Bautista, Fernando León Félix, Celestino de Jesús López, Germán Ramírez Merino, Alexander de Jesús Albino, Humberto Pérez Ramírez, Bernabé Martínez de Jesús, Coach: Sebastián Ortiz García y Asistente Roción Sánchez visitaron la ciudad californiana.

De nuevo la comunidad oaxaqueña recibió con mucha calidez a este equipo, que en un torneo organizado por la Asociación Desempeño Académico Recompensado (DAR) y la Federación de Comunidades Oaxaqueñas y Organizaciones Indígenas de California (FOCOICA), patrocinados por la empresa GNP, en dicho torneo los dos equipos que asistieron ganaron sus respectivas categorías, la 2000-2001 y la 2002-2003.

Ahora el equipo de la ABIM prepara su viaje a tierras germánicas, el plan es volver a Uruguay, España y Londres, además contemplan visitar China y Australia.

Un grupo multiétnico

Al igual que Efrén, hay niños que no son de la etnia triqui, es el caso de Fernando León Félix, quien es originario de Talea de Castro, población de la Sierra Juárez, Néstor Gómez Cruz, a quien le dicen “El Tepos” por ser originario de Teposcolula, en la región Mixteca,  y así poco a poco se han integrado niños que no necesariamente son de origen triqui.

Néstor, Efrén, Fernando tuvieron la oportunidad en este reciente viaje a Los Ángeles de enfrentar a jugadores norteamericanos, en la playa de Venice Beach -una vez instalados en el hotel-, se tuvo una ‘cascarita’ con un equipo de jugadores afroamericanos quienes incluso preguntaron: “¿ y si juegan?”

De hecho el equipo de la ABIM sostuvo algunos juegos amistosos con el Royal Basketball School y el equipo Kids Toberman, en ambos casos salieron con triunfos.

Los comentarios de los niños que enfrentaron a los equipos de la ABIM eran muy fuertes, “son rapidísimos”, es más sentían una enorme emoción de jugar ante estos niños “para mi hijo fue como si jugará ante figuras de la NBA”, así lo expresó Aidano Martínez, migrante oaxaqueño que lleva ya más de 20 años en California.

Efrén “El Mala” en este viaje a Los Ángeles no tuvo tan mala suerte, recibió el cariño de las y los paisanos radicados en California, visitó el Magic Mountain, recibió regalos, y la experiencia que vivió es para relatarla en cada reunión familiar; desde el momento en que casi los deja el avión por estar con los tramites en migración, la revisión exhaustiva al llegar al aeropuerto de Los Ángeles por llevar manzanas en el equipaje.

En las entrevistas a Efrén, Ernesto, Fernando, Tobías, Melquiades, Braulio dicen soñar con jugar en la NBA, pero de no ser así no pasa nada; Efrén quiere hacer una carrera militar, Bernabé quiere ser doctor, Melquiades quiere construirle una casa a su mamá.

Como dijo el profesor Sergio Zúñiga hace cuatro años, cuando empezaba este proyecto “el verdadero fruto de lo que estamos haciendo se verá cuando uno de estos niños termine su carrera universitaria”, están en el camino correcto, de eso no hay duda.



_MG_9552

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.