Alergias no tratadas pueden desarrollar padecimientos crónicos

Notimex

México, DF., 20 de febrero de 2015.- Las alergias de no ser tratadas pueden desarrollar enfermedades crónico-degenerativas y desencadenar afecciones severas como asma o fibrosis pulmonar, alertó la especialista Claudia González Espinosa.

La experta del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav) señaló que estos padecimientos afectan a 40% de la población mundial y aunque no tienen cura deben tratarse, pues los fármacos sólo controlan los síntomas, pero no resuelven el problema inmunológico.

En un comunicado, sostuvo que pese a que las alergias son muy comunes y hay terapias para minimizar sus efectos (fármacos, vacunas, entre otros), se desconocen los detalles de los mecanismos moleculares que las desencadenan.

Por ello, dijo, encabeza un grupo de expertos que estudian este proceso para identificar blancos terapéuticos a fin de mejorar los tratamientos actuales.

González Espinosa ha estudiado los mecanismos de activación de las células cebadas (CC) –localizadas en la piel, las mucosas del tracto digestivo y el aparato respiratorio–, que son responsables del inicio de las alergias, que pueden utilizarse como blanco terapéutico.

Según la experta, “aún hay que evaluar más detalladamente su papel, pues no se pueden inhibir esperando resultados positivos, porque pueden tener otra función y se ocasionaría un efecto colateral”.

Claudia González Espinosa, ganadora del Premio Nacional de Investigación de la Fundación Glaxo Smith-Kline y Funsalud en 2013, destacó que algunas alergias desaparecen con la edad, debido a que se dejan de producir ciertas hormonas, o la persona se aleja del alérgeno responsable de su afección.

No obstante, lo más aconsejable es que al detectar que se tiene este padecimiento, el paciente se someta a tratamiento médico.

Apuntó que hay varios factores que llevan a que una persona desarrolle alergias, desde la predisposición genética (condición que se conoce como atopia), hasta la historia de estímulos inmunológicos que haya tenido una persona.

Existe, por ejemplo, una hipótesis que propone que la ausencia de exposición a bacterias en la infancia ocasiona una mayor probabilidad de desarrollar alergias en la edad adulta, por lo que es necesario seguir investigando sobre los mecanismos de maduración del sistema inmune.

Las peores épocas para presentar alergias son primavera e invierno. La primera porque es cuando los árboles están floreciendo y liberan grandes cantidades de polen a la atmósfera.

En la segunda hay cierta exacerbación de los síntomas porque la resequedad en el aire y el frío afectan las mucosas, que es por donde entra el alérgeno. Cuando el ambiente se reseca la mucosa tiene poca humedad y se producen pocas cantidades de moco, lágrimas, además de que la piel se agrieta, facilitando la entrada de alérgenos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.