Investiga Defensoria violación de derechos humanos en penal femenil

Patricia Briseño

Oaxaca, Oax., 21 de febrero de 2015.- La Defensoría de los Derecho Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) confirmó aplica el protocolo de Estambul para documentar posibles casos de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, así como sus consecuencias, en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Tanivet, en el municipio de Tlacolula de Matamoros.

El organismo defensor, encabezado por su titular, Arturo Peimbert Calvo, halló el domingo 15 de febrero a seis internas golpeadas, hacinadas e incomunicadas, luego de un operativo realizado en ese reclusorio, particularmente en el área de presas del fuero común.

A las internas  se les imputa haber alentado entre sus compañeras una huelga de hambre y negarse a pasar lista –el 14 de febrero- como media de protesta para denuncias presuntos actos violatorios a sus derechos humanos cometidos por la dirección del reclusorio y funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Un día después, seis de ellas  fueron encerradas en la celda de castigo, por lo cual la Defensoría se apersonó en el penal femenil  en compañía de un médico para valorarlas.

Al terminó de la revisión física a las  afectadas, el personal de los Servicios de Salud del estado reportó  que las mujeres presentaron huellas de golpes en espaldas y cara, además de que reclamaron estar privadas de alimentos.

Además, tres mujeres, denunciaron carecer de los medicamentos que deben tomar cotidianamente como parte del tratamientos por enfermedades crónicas.

“La queja de las víctimas coincide en que la madrugada del domingo unos 20 agentes policiacos con equipo antimotines las aisló de la población general  para confinarlas en un espacio reducido; denunciaron tratos denigrantes, pues las desnudaron delante de la tropa antes de encerrarlas en el pequeño vestidor”, indicó Rosario Villalobos Rueda del colectivo feminista Mujeres Unidas en Torno al Genero, la Equidad y la Reivindicación (Muger) A.C

foto 1 (1)La abogada denunció que en el penal femenillos malos tratos van desde la limitación de la comida, la entrega de tres mudas de ropa, el consumo de agua salada, carencia de medicamentos, amenazas deretirar a los niños de primera infancia  que conviven con sus madres, personal administrativo y de custodia del sexo femenino.

La semana pasada la  DDHPO solicitó la atención inmediata a las necesidades más urgentes de las internas, así como que fueran trasladadas a dos celdas de la sección de visita conyugal para que estuvieran en mejores condiciones. Sin embargo, la situación no cambio a favor de las presas.

Asimismo, la abogada Villalobos Rueda recurrió al Poder Judicial de la Federación para solicitar el amparo del órgano colegiado a favor de una de las internas segregadas quien recibió la advertencia de su traslado al penal femenil de Tepic, Nayarit.

En menos de una semana, ayer la Defensoría dictó una medida de protección en la que solicita al subsecretario de Prevención y Reinserción Social de la Secretaria de Seguridad Pública, Baldemar Pérez Canseco, cese el castigo impuesto a las seis internas segregadas, toda vez que dicha subsecretaría no proporcionó documento que acredite la necesidad de esa sanción.

De acuerdo con un acta levantada el 18 de febrero por personal del organismo defensor, las seis internas coincidieron en manifestar que no les fue respetado su derecho de audiencia, ya que desconocían que haya sido iniciado en su contra un procedimiento ante el Consejo Técnico Interdisciplinario del Centro de Reinserción Social de Tanivet.

Las seis afectadas manifestaron a la Defensoría que no fueron presentadas en ningún momento ante los integrantes del Consejo Técnico Interdisciplinario, y por ello desconocen la falta que les fue  atribuida, así como la sanción que les haya sido impuesta, pues no les fuenotificado nada al respecto.

Asimismo, el organismo defensor pidió a los directivos del Cereso de Tanivet se abstengan de causar actos de molestia en contra de las internas, sus familias, domicilios, propiedades, posesiones, bienes y derechos.

La Defensoría del Pueblo ha hecho al menos cuatro visitas al Cereso, en las que ha desarrollado diversas diligencias y recorridos como parte del proceso de integración del expediente de queja, para documentar si ocurrieron violaciones a los derechos humanos.

Durante las visitas conoció que desde hace una semana se dejó de suministrar el gas LP ,necesario para la elaboración de los alimentos, la dirección del penal también retiró las mesas y sillas del comedor por lo que más de una centena de reclusas del fuero común ingieren sus alimentos en el suelo.

En el último años, la DDHPO ha recibido  unas 20 quejas interpuestas por igual número de internas.

El propósito del protocolo de Estambul es el servir como una guia para investigar casos de posible tortura y para reportar los hallazgos a la justicia o a las agencias investigadoras.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.