Pescadores cumplieron cuatro meses desaparecidos en litoral oaxaqueño

Patricia Briseño
Puerto Angelito.Oax., 06 de febrero de 2015.- Cuatro pescadores cumplieron cuatro meses desaparecidos en el litoral oaxaqueño. Se desconoce su paradero desde el 28 de septiembre del año pasado, fecha en la que zarparon a bordo de la embarcación “La Esmeralda” de la playa de Puerto Angelito, municipio de San Pedro Pochutla.

Los familiares de  José Rodríguez Santos, Juan Antonio Ruiz Vásquez, Bernardo Carmona Salinas y Alexis Daniel Ramos Pérez de 34, 28, 24 y 21 años de edad no escatimaron en  recursos para  buscarlos durante los primeros meses luego de su desaparición, sin embargo, el apremio por resolver las carencias económicas obligó –sin proponérselo-  abandonar la búsqueda.

Decenas de  cooperativas de pescadores de Corralero, San Agustinillo, Huatulco, Puerto Escondido, Puerto Ángel, Zapotal y Chacahua recorrieron la ruta de la embarcación, sin resultados positivos.

Los hombres del mar se solidarizaron con la causa e internaron mar adentro recorriendo cientos de  millas, en coordinación con sus pares de Chiapas y Guerrero, entidades vecinas.

En la búsqueda también participó personal de la Secretaría de Marina (Semar) -Armada de México y el Instituto Estatal de Protección Civil.

En uno de tantos sobrevuelos, los rescatistas voluntarios ubicaron una hielera que tenía indicios de que los náufragos  habrían hecho fuego, para tratar de ser vistos.

Después hallaron una boya y dos  bidones. También se  localizó una red, una mochila y una línea de cimbra para pesca de tiburón. Además de la identificación oficial del capitán de “La Esmeralda”, José Rodríguez Santos.

Mayret Aguirre Aguilar, esposa del capitán de la embarcación, asumió la responsabilidad de llevar a buen puerto el destino de dos hijos y una hija; para salir adelante, trabaja doble turno de cocinera en un restaurante, pero todavía no se acostumbran a su nueva vida.

“Esperamos su regreso. Yo siento que está vivo. Las pertenencias que se encontraron me dan la esperanza que vive”, dice la mujer sin dejar mirar al mar.

Sin embargo, ni ella ni sus familiares, así como los parientes  de los demás pescadores se habitúan a vivir con la ausencia.

foto 2-6

Antes ella se encargaba de comercializar el producto de la pesca en el pueblo y, de casa en casa, “aunque el ingreso era poco, éramos felices”.

“De ahí sacamos para pagar la renta y el enganche para la compra de un motor para ‘La Esmeralda’ y las artes de pesca”, apuntó.

Después que se retiró la representación del  gobierno estatal y la Semar, los cooperativistas estuvieron cerca de las  familias  de los cuatro desaparecidos antes de regresar a pescar.

Para Mayret, la autoridad no hizo lo suficiente pues abandonó la búsqueda de cuatro personas con el argumento de “falta de recursos económicos para la compra de diesel”.

Recordó que a pesar de las jornadas de boteo por conseguir cooperación económica entre locales y turistas que acudían a la playa, fue insuficiente para  cubrir la cantidad que les requerían en un medio impreso local para pagar un desplegado que mostrara las fotos de los cuatro pescadores desaparecidos.

“Poco a poco, los apuros económicos nos llevaron a resolver cómo sobrevivir sin la cabeza de familia, el padre de nuestros hijos, el hermano ausente”, comentó.

En un primer momento ella pensó que quizá los tripulantes de la embarcación “La Esmeralda” pudieron ser recogidos por algún barco extranjero.
A Mayret, la desaparición de su esposo, el 28 de septiembre de 2014, le cambió la vida.

Lamentó que  pesar de trabajar doble turno en la cocina del restaurante ‘Junto al Mar en las Rocas’, en la Playa de Puerto Angelito, no tiene  dinero suficiente para ir a las embajadas y preguntar por el paradero del capitán de ‘La Esmeralda’ y sus tripulantes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.