Influencia de madre y padre incide en problemas psíquicos de infante

México

Oaxaca, Oax., 19 de marzo de 2015.- La psiquiatra del IMSS en Jalisco, Mileva Grijalba Jiménez, aseguró que los padres inciden mucho en los problemas mentales de los hijos, sobre todo por los malos hábitos, como discutir de todo, rehuir la responsabilidad de sus actos y no marcar límites.

La experta del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aseguró que los menores que llegan a la institución a recibir ayuda tienen como rasgo común el hecho de que provienen de familias disfuncionales que no están promoviendo su desarrollo psíquico de manera sana.

Añadió que los padres de estos menores suelen no aceptar sus errores y viven bajo el principio del placer y reiteró que la manera en la que los adultos afrontan su realidad, sobre todo laboral, afecta el desarrollo de sus hijos.

Citó que ejemplo que entre compañeros de trabajo es fácil desarrollar conductas de odio derivadas de malos entendidos, lo que comúnmente llamamos “chismes”.

Comentó que el afectado no se preocupa por corroborar ni razonar la información que le trae un tercero y desarrolla sentimientos negativos que se extienden a su entorno familiar.

Dicho vicio de conducta, apuntó, acostumbra a las personas a no cuestionarse nada, es decir, rehúyen cualquier responsabilidad, no aceptan la realidad, se rigen bajo principios de placer que es todo aquello que le es agradable o favorecedor, sin pensar en las consecuencias.

“Sin tener en cuenta que la vida cotidiana les exige seguir determinadas reglas para comunicarse con otros de manera eficaz”, recalcó la psiquiatra.

Añadió que la gente posterga todo y no toma decisiones adecuadas; por ejemplo, se aventuran a comprar un coche porque es el que les gusta pero no ganan lo suficiente o viven en una colonia insegura y además no tienen cochera para proteger el vehículo.

“Compran lo que quieren y no lo que necesitan. Lo mismo sucede con la alimentación y el trabajo: comen lo que se les antoja, sin importar las consecuencias; posponen sus labores para mañana ”, apuntó.

Indicó que el principal problema es no asumir la responsabilidad real de sus actos. Cuando alguien comete un error en lugar de asumir que cometió una equivocación culpa a los demás, por lo general cuesta mucho asumir los errores.

“Para este tipo de personas la vida se vuelve tediosa, aburrida, hábitos que aprenden otros miembros de la familia”, afirmó.

De esta forma, comentó que la cantidad de niños y adolescentes con trastornos mentales como depresión, ansiedad e intento de suicidio, se duplicó desde la apertura de un área especializada en el Centro Comunitario de Salud Mental (CCSM) 1 del IMSS en Jalisco, apenas a inicios del presente año.

Recordó que el IMSS subrogó un servicio de atención paido-psiquiátrica dentro del Hospital San Juan de Dios, esperando la llegada de hasta seis menores enfermos cada mes. Pero la demanda superó a las expectativas, hay semanas en las que dicha cantidad, al menos se duplica, alcanzando el área su máxima capacidad.

“Estos pacientes están completamente aislados de los pacientes adultos y cuentan con equipo de atención especializado. En ellos también se detectan el cutting –auto infligirse lesiones con navajas- o la adicción a sustancias tóxicas, desde edades muy tempranas”.

Sobre las enfermedades más atendidas en el Centro Comunitario de Salud Mental, dijo que hace tiempo la depresión y la ansiedad superan en número los casos de esquizofrenia y personalidad limítrofe o border line.

Pese a que no hay estadísticas concretas ni recientes sobre estas patologías, se sabe que cada vez son más frecuentes al menos en pacientes oncológicos y crónico-degenerativos, porque la mala calidad de vida afecta su estado de ánimo por lo menos al 25 por ciento.

Definió la personalidad border line como intolerante a la frustración y a la contradicción, “se equivocan y culpan a los demás, se molestan, se sienten vacíos, no encuentran sentido a su vida, recurren al cutting si son adolescentes, sufren trastornos alimenticios y a veces cometen actos delictivos”.

Muchos familiares abandonan a sus pacientes con ésta u otra enfermedad mental crónica, bajo pretexto de no poder atenderlos en casa, comentó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.