Piden aplicar la Ley a movimiento xenofóbico en BC

Jaime Guerrero

Oaxaca, Oax., 31 de marzo de 2015.- El presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas de la Sexagésima Segunda Legislatura, Alejandro Martínez Ramírez pidió al gobierno de Oaxaca y Baja California, garantizar el respeto a los derechos humanos de las y los jornaleros agrícolas oaxaqueños que laboran en los campos de cultivo de San Quintín, Baja California, así como castigar con forme a derecho todo movimiento xenofóbico contra éstos.

El legislador local del PAN refirió que la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, estableció un programa de acción en el que los Estados, están obligados a adoptar medidas constitucionales, administrativas, legislativas y judiciales y todas las disposiciones necesarias para promover, proteger y garantizar el ejercicio por los pueblos indígenas de sus derechos.

Así como para garantizarles el ejercicio de los derechos humanos y las libertades fundamentales sobre la base de la igualdad, la no discriminación y la participación plena y libre en todas las esferas de la sociedad, en particular en los asuntos que les afectan o interesan.

Martínez Ramírez, reprobó la creación del movimiento xenofóbico «Exterminio de Oaxacos en B.C.» en el que literalmente llaman a aniquilar a jornaleras y jornaleros agrícolas oaxaqueños que laboran en los campos de cultivo de San Quintín.

Por el contrario, pidió a los gobiernos de Oaxaca y Baja California, promover el conocimiento, respeto de las culturas y el patrimonio indígenas, además de sancionar a quienes crearon el movimiento contra los y las oaxaqueños de origen indígena oaxaqueño.

Recordó que la ONU en la conferencia mundial contra el racismo, pide a los Estados que adopten políticas públicas y den impulso a programas a favor de las mujeres y las niñas indígenas y en concierto con ellas con el fin de promover sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Poner fin a su situación de desventaja por razones de género y origen étnico; resolver los apremiantes problemas que las afectan en materia de educación, salud física y mental, así como la vida económica y eliminar la situación de discriminación exacerbada que padecen las mujeres y las niñas indígenas al combinarse el racismo y la discriminación sexual.

Señaló que se tiene que promover en colaboración con las organizaciones indígenas, las autoridades locales y las organizaciones no gubernamentales, medidas encaminadas a superar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia contra los pueblos indígenas y efectúen evaluaciones periódicas de los progresos logrados a este respecto.

Del mismo modo, demandó que se promueva la comprensión en la sociedad en general de la importancia de las medidas especiales para superar las desventajas a que hacen frente los pueblos indígenas.

Martínez Ramírez, recordó que las instituciones del Estado Mexicano deben de luchar contra las manifestaciones de rechazo generalizado de los migrantes y oponerse activamente a todas las manifestaciones racistas y actos que engendren conductas xenófobas y sentimientos negativos hacia los migrantes o su rechazo.

Consideró que es urgente, promover la educación sobre los derechos humanos de las y  migrantes y organizar campañas de información para velar por que el público esté debidamente informado de los migrantes y de sus asuntos.

Y en medio de las violaciones a derechos humanos y laborales de las y los jornaleros agrícolas, demandó revisar y modificar, leyes, políticas y procedimientos de inmigración a fin de eliminar de ellos todo elemento de discriminación racial y hacerlos compatibles con las obligaciones de los Estados en virtud de los instrumentos internacionales de derechos humanos

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.