SCJN podría dictar ‘sentencia’ en un caso de feminicidio

Este miércoles, por primera vez, la SCJN podría dictar «sentencia» en un caso de feminicidio y con ello «sentar» precedente para investigar las muertes violentas de mujeres y feminicidios en México

 MVS

México, DF., 10 de marzo de 2015.-Después de cinco años de una larga lucha por el acceso a la justicia, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sesionará el miércoles 11 de marzo para determinar las omisiones en las que incurrió la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) en el caso de Mariana Lima Buendía, víctima de feminicidio.

La sentencia que dicte la Primera Sala de la SCJN será de gran importancia, no sólo por ser el primer pronunciamiento que realice la Corte sobre el tema, sino por ser la primera sentencia que ayude a implementar los estándares internacionales en materia de feminicidio, considerados en la sentencia de Campo Algodonero, dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH). Esta sentencia sentará precedente para establecer criterios para investigar las muertes violentas de mujeres y feminicidios.

En el caso que la Primera Sala de la SCJN otorgue el amparo a Irinea Buendía, se obligará a la Procuraduría General de Justicia del Estado de México a corregir la investigación del caso de Mariana Lima, en cumplimiento de los más altos estándares en materia de investigación de muertes violentas de mujeres.

Mariana Lima Buendía tenía 29 años de edad cuando fue hallada muerta en su casa. A pesar de que Irinea Buendía, madre de Mariana, denunció ante la PGJEM antecedentes graves de violencia -entre ellos amenazas de muerte por parte del cónyuge-, la autoridad no las consideró y determinó que la muerte de Mariana fue un suicidio, aún cuando no se llevaron a cabo las diligencias mínimas que obligaba el Protocolo de Actuación en la Investigación del Delito de Homicidio desde la Perspectiva del Feminicidio.

Desde el inicio de las investigaciones en 2010, se denunciaron omisiones y negligencias graves por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, debido a que el equipo conformado por el Agente del Ministerio Público y Peritos fueron negligentes en la búsqueda de indicios claves, no protegieron la escena del crimen, no recogieron ninguna evidencia y mucho menos realizaron peritajes que fueran conclusivos para determinar,si Mariana fue víctima de violencia feminicida. En septiembre de 2011 el Agente del Ministerio Público cerró el caso de Mariana al concluir que no contaba con elementos para determinar la intervención de terceras personas en la muerte de la víctima.

Esta determinación, llevó a Irinea Buendía en conjunto con el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y Justicia, Derechos Humanos y Género a presentar los recursos jurídicos necesarios para lograr que se reabriera el caso y se consideraran todas aquellas diligencias que la misma Procuraduría había omitido desde su inicio. En febrero de 2013 se solicitó a la SCJN la atracción del asunto y fue en septiembre del mismo año cuando la Primera Sala determinó ejercer la facultad de atracción por reunir los requisitos necesarios de interés y trascendencia del amparo 18/2013 del índice del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Distrito, bajo el número de expediente 554/2013.

Después de seis años de haberse emitido la sentencia de Campo Algodonero, la resolución que emita la SCJN en el caso de Mariana Lima Buendía, adquiere interés y trascendencia ante un contexto grave de violencia contra las mujeres, donde las autoridades no realizan las investigaciones con perspectiva de género, además de incurrir en omisiones e irregularidades graves que llevan a la impunidad.

Finalmente, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio confía en que la resolución que emita la SCJN establezca un precedente importante en la investigación de las muertes violentas de mujeres y feminicidios como una forma de acceso a la justicia a las mujeres a una vida libre de violencia en el Estado de México y en el país.

Al finalizar la audiencia pública la Sra. Irinea Buendía, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, y Justicia, Derechos Humanos y Género darán un posicionamiento sobre resolución de la SCJN.

En el caso de Mariana Lima Buendía, el 28 de junio de 2010, Julio César Hernández Ballinas, esposo de Mariana, acudió a las oficinas del Ministerio Público en Chimalhuacán, Estado de México, a denunciar el aparente “suicidio” de su esposa, a quien, según su dicho, encontró colgada en su casa.

Irinea Buendía, madre de Mariana, refirió a la autoridad ministerial antecedentes y circunstancias que la hacían dudar del aparente suicidio de su hija, y sospechaba que había sido asesinada por Julio César en razón de la violencia (física, sexual y psicológica) que había sufrido durante su vida marital.

Guadalupe, hermana de Mariana declaró que al menos en dos ocasiones su hermana le confesó que había sido violada por él y que era común que la golpeara, incluso llegando a requerir atención médica debido a las lesiones.

Irinea Buendía ha referido que el día de su muerte, Mariana llegó a su casa diciendo que había tenido una pelea con su esposo, pues él la acusaba de haberle robado dinero. Le comentó que iría al Centro de Justicia a levantar una denuncia por la violencia que sufría y que tenía la intención de separarse de su esposo. Ese día salió alrededor del medio día de casa de Irinea, y fue la última vez que la vio con vida, destaca el Observatorio Nacional Contra el Feminicidio.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.