Toledo celebra Día del Libro en faceta de vendedor

*El pintor juchiteco recorrió el andador turístico con un cajón a cuestas, lleno de libros

Maira Ricárdez / Foto: JLP

Oaxaca, Oax., 23 de abril de 2015.-  Con cajón de madera pendiente de un fuste de cuero, el pintor Francisco Toledo salió este 23 de abril a recorrer parte del andador turístico de Oaxaca y ofertar su producto: libros.

Y es que este 23 de abril se celebra el Día  Internacional del Libro, una conmemoración que tiene el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

Libros de autoras y autores nacionales e internacionales, algunas ediciones que no existían en español y que fueron traducidas por la editorial Calamus, a 50 pesos durante este día. La invitación es a aprovechar la oportunidad para hacerse de un libro a un precio muy económico pese a ser Oaxaca un estado donde la literatura ha sido relegada.

No se lee solo para ser escritor, subrayó el artista plástico, se lee para incrementar conocimientos, para enriquecer el vocabulario. La lectura se hace hábito si desde la infancia los padres nos inculcan este gusto.

De esta manera, Toledo y su equipo colocaron una breve mesa frente al Instituto de artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) sobre el andador turístico, en donde colocaron un amplio surtido de esta editorial que nació en el 2006 como continuación de Ediciones Toledo, iniciativa del mismo pintor.

“Cada volumen es resultado de un trabajo cuidadoso de selección de obra y corrección. Su diseñador, Bernardo Recamier, ha sido el encargado de dar identidad gráfica a cada volumen” dijo.

Francisco Toledo anunció que recorrería el andador como niño vendedor de chicles, hasta llegar al zócalo donde están integrantes de la Sección 22, aunque comento que los chicles se venden más que los libros, de ahí este tipo de iniciativas de su parte, que una vez más buscan promover el arte y la cultura en Oaxaca.

Al iniciar su caminata y vendimia, el cajón del maestro Toledo fue asaltado inmediatamente por un par de turistas que lo reconocieron y compraron cuatro ejemplares.

Al mismo sitio llego luego un aspirante a diputado por el distrito 08, quien pretendió llamar la atención de medios y anunció que compraría todo el cajón, para luego discretamente dejarlos en su sitio y seguir su andar si una sola obra.

Otro dato curioso lo aportaron los inspectores del municipio de Oaxaca de Juárez, que al advertir la mesa de libros instalada, exigieron los permisos para tal hecho y mientras los asistentes del maestro informaban que cuentan con autorización, los inspectores recibieron una llamada y se retiraron del lugar, con una disculpa mediante.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.