Urgen dar atención al trabajo jornalero infantil en México

MVS

México., 14 de abril de 2015.- Experta en trabajo y migración infantil en la India y México, la doctora Valentina Glockner Fagetti, egresada del Posgrado en Ciencias Antropológicas de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y ayer premiada por la Academia Mexicana de Ciencias a la mejor tesis de doctorado en Ciencias Sociales 2014, urge a la atención del trabajo jornalero infantil en México.

“Vemos cómo se revelan las condiciones de esclavitud en las que se encuentran estas y estos trabajadores. No es nuevo ni sucede de vez en cuando, ocurre todos los días desde que la agricultura en México se industrializó y se metió en un patrón de producción en el que la mano de obra es desechable y tiene todo el espacio para ser absolutamente explotada”, alertó.

Su trabajo comparativo entre el país asiático y México sobre las condiciones de trabajo infantil y los fenómenos de migración en que se ven involucrados en la tesis Trabajo Infantil y regímenes de gubernamentalidad: Slums flexibles, ONG’s y producción de subjetividades en la India contemporánea, aborda las experiencias de infantes desde los cero y hasta los 14 años en la India, quienes entran a procesos de trabajo y migración de regiones marginadas hacia Bangalore, una ciudad del centro de la India, que pasó de ser un enclave agrícola en el siglo XVI, a la Silicon Valley de la India en el siglo XXI.”

“Las niñas y niños tienen que crear sus propios mecanismos, estrategias y solidaridades para trabajar, sobrevivir y enfrentarse a la violencia y a la precariedad de la vida; contrastado con la intervención y estrategias que hacen el Estado Indio y las ONG’s sobre la infancia migrante, marginada, vulnerable y trabajadora para rescatar o a veces simplemente paliar las consecuencias de la migración infantil,” explicó.

En el caso de México, en el campo infantes trabajan desde que pueden ponerse de pie y crecen, aprenden a hablar y a caminar en los campos jornaleros mientras sus madres y padres trabajan. “Empiezan jugando y luego ya trabajan en serio”, en el marco de contextos de explotación.

Las y los trabajadores, sobre todo en el norte, llegan a incorporarse a campos de empresas agrícolas privadas, muchas de ellas trasnacionales y viven prácticamente en situaciones de encierro, porque duermen, comen y trabajan dentro de la empresa”.

Dichas empresas, “con el consentimiento y la ayuda del Estado”, generan estrategias a veces ilegales pero algunas veces legales, para retenerles, tales como endeudamiento, promesas de mayor pago y de que los devolverán gratis a sus pueblos; es decir, una serie de engaños, amenazas y arreglos para “retenerles a la fuerza”.

En México se vive una situación “sumamente preocupante que el Estado no está atendiendo”, concluyó la investigadora.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.