Demandan garantías para la activista oaxaqueña Bettina Cruz

MVS

Oaxaca, Oax., 6 de mayo de 2015.- Poco más de 690 mujeres defensoras de derechos humanos de El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Nicaragua que integran la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras), manifestaron este lunes su repudió el nuevo ataque contra la activista Bettina Cruz Velázquez, integrante de la APIIDTT (Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio), en Oaxaca, México.

De acuerdo con información de la APIIDTT, la medianoche del pasado 16 de abril de este 2015, cuando Bettina Cruz Velázquez y Rodrigo Peñaloza se trasladaban a su domicilio después de haber participado en una reunión de la consulta que se realiza en Juchitán, (donde participa Katia Puga, como representante Secretaría Nacional de Energía (Sener)), recibieron agresiones verbales y fueron perseguidos por un grupo de constructores -algunos de ellos posiblemente armados- vinculados a la empresa Eólica del Sur.

Al reconocer el vehículo en que viajaban Cruz y Peñaloza, los agresores les profirieron insultos, por lo que Peñaloza disminuyó la velocidad del vehículo, hasta detenerlo. Los atacantes rodearon el carro con amenazas y agresiones directas, por lo que Cruz y Peñaloza huyeron del lugar.

La agresión se produjo pese a que Bettina Cruz es beneficiaria de medidas de protección por parte del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaria de Gobernación (Segob), y que, según informó la propia defensora, durante la agresión “el botón de pánico otorgado por dicho mecanismo no funcionó.”

Las defensoras de Mesoamérica señalaron que Bettina Cruz recientemente salió “de un prolongado proceso de criminalización por parte del Estado, en el marco del cual fue acusada de inexistentes delitos con la única intención de sancionar, entorpecer e inhibir su labor en la defensa y promoción de los derechos humanos de las comunidades del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, que resisten ante la imposición del Mega Proyecto Eólico que amenaza su territorio.”

En la reunión previa al ataque, la representante de la Sener, de manera unilateral, dio por finalizada la “fase informativa” del proceso de consulta a la comunidad indígena de Juchitán sobre la instalación del Proyecto Eólico “Eólica del Sur”, sin que se hubieran dado las condiciones para ello, ya que la información dada a la comunidad sobre el impacto del proyecto es a todas luces insuficiente y no cumple los estándares internacionales que puedan garantizar y legitimar la realización de una consulta debidamente informada y llevada a cabo sin ningún tipo de coerción, a decir de las inconformes.

Las defensoras regionales exigen garantías de la seguridad, integridad física y moral de Bettina Cruz Velázquez, beneficiaria del Mecanismo Federal de Protección, y demás integrantes de la Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio.

Además que se prevenga, persiga y sancione debidamente cualquier acto de agresión, coerción y amenazas contra integrantes de la Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio, ya sea por parte de representantes de cualquier institución o nivel de gobierno del Estado, así como por parte de actores privados.

Asimismo demandan la celebración de una consulta previa, libre e informada a la comunidad indígena de Juchitán respecto a la implantación del Proyecto de la Empresa Eólica del Sur, según los estándares internacionales establecidos al respeto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.