Padres y madres deben orientar conducta alimentaria en infantes

Redacción

Oaxaca, Oax. 02 de mayo de 2015. La nutrióloga Sigrid Pimentel, dijo que para crear una conducta alimentaria correcta en las niñas y los niños, los padres deben fomentar la alimentación equilibrada, evitar complacencias y exquisiteces, así como predicar con el ejemplo.

 La especialista  refirió que diversos estudios demuestran que la relación de conductas alimenticias entre padres, madres  e hijos, hijas son semejantes, además, el prohibir ciertos alimentos hacen que infantes los consuman cuando tienen acceso a ellos.

Resaltó que los padres y madre son responsables de educar correctamente a sus hijas e hijos con respecto a los hábitos alimenticios, su forma de comer, de pedir el alimento y la percepción que tienen de la comida, entre otros aspectos.

La experta subrayó que con la finalidad de facilitar esta tarea, se pueden orientar en algunos puntos clave para facilitar el proceso educativo: Crear un ambiente agradable. La hora de la comida debe ser agradable y evitar que la comida esté condicionada al castigo, si no concluye el plato.

Además de cambiar la percepción de la cantidad de comida, es decir, se sirva la cantidad de comida que necesita en función de su edad; en el plato más grande, percibirá que hay poca cantidad.

Como tercera recomendación para mejorar la alimentación destacó “Fomente su autonomía”. Puede motivarle a poner la mesa, dejar que él mismo se sirva, decida y tenga autonomía sobre sus gustos alimenticios”.

El cuarto punto establece la necesidad de enseñar a los pequeños a comer en familia “Siempre que sea posible permítale que coma en familia, para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando la conducta y los modelos”, apuntó.

Así como fomentar la alimentación equilibrada, permitirle escoger su menú, puede influir en el éxito o en el fracaso de su alimentación. Pimentel Martín afirmó que el infante debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para ir acostumbrando su paladar a distintos sabores.

Asimismo, se deben evitar complacencias y exquisiteces, la hora de la comida tiene un lugar, un tiempo y un fin claro y necesario.

Añadió que se tiene que respetar la sabiduría natural de los niños frente a sus necesidades fisiológicas, la cantidad de alimento que cada persona necesita es muy variable, y algunos comen más o menos que sus compañeros de la misma edad y tamaño.

El último punto es practicar con el ejemplo, pues afirmó que hay que estar conscientes de que los padres y las madres son los principales modelos a seguir para las niñas y los niños.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.